’ ¡Guárdalos en tu nombre! ’


La Palabra de Dios

| Agencia de noticias Plata Pura | Desde guerrerohabla.com
’ ¡Guárdalos en tu nombre! ’

Religión

Junio 04, 2019 22:13 hrs.
Religión Internacional › México
Agencia de noticias Plata Pura › guerrerohabla.com

3,203 vistas


Miércoles 5 De Junio 2019

Memoria de San Bonifacio, obispo y mártir
Primera lectura
Hch 20, 28-38
En aquellos días, Pablo dijo a los presbíteros de la comunidad cristiana de Éfeso: "Miren por ustedes mismos y por todo el rebaño, del que los constituyó pastores el Espíritu Santo, para apacentar a la Iglesia que Dios adquirió con la sangre de su Hijo.

Yo sé que después de mi partida, se introducirán entre ustedes lobos rapaces, que no tendrán piedad del rebaño y sé que, de entre ustedes mismos, surgirán hombres que predicarán doctrinas perversas y arrastrarán a los fieles detrás de sí. Por eso estén alerta. Acuérdense que durante tres años, ni de día ni de noche he dejado de aconsejar, con lágrimas en los ojos, a cada uno de ustedes.

Ahora los encomiendo a Dios y a su palabra salvadora, la cual tiene fuerza para que todos los consagrados a Dios crezcan en el espíritu y alcancen la herencia prometida. Yo no he codiciado ni el oro ni la plata ni la ropa de nadie. Bien saben que cuanto he necesitado para mí y para mis compañeros, lo he ganado con mis manos. Siempre he mostrado que hay que trabajar así, para ayudar como se debe a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: ’Hay más felicidad en dar que en recibir’ ".

Dicho esto, se arrodilló para orar con todos ellos. Todos se pusieron a llorar y abrazaban y besaban a Pablo, afligidos, sobre todo, porque les había dicho que no lo volverían a ver. Y todos lo acompañaron hasta el barco.
Palabra de Dios
Te alabamos, Señor

Salmo Responsorial
Salmo 67, 29-30. 33-35a. 35bc-36ab
R. (33a) Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.
Señor, despliega tu poder,
reafirma lo que has hecho por nosotros,
desde Jerusalén, desde tu templo,
a donde vienen los reyes con sus dones.
R. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.
Cántenle al Señor, reyes de la tierra,
denle gloria al Señor,
que recorre los cielos seculares,
y que dice con voz como de trueno:
"Glorifiquen a Dios".
R. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.
Sobre Israel su majestad se extiende
y su poder, sobre las nubes.
Bendito sea nuestro Dios.
R. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.

Aclamación antes del Evangelio
Cfr Jn 17, 17
R. Aleluya, aleluya.
Tu palabra, Señor, es la verdad;
santifícanos en la verdad.
R. Aleluya.

Evangelio
Jn 17, 11-19
En aquel tiempo, Jesús levantó los ojos al cielo y dijo: "Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me diste; yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió, excepto el que tenía que perderse, para que se cumpliera la Escritura.

Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas cosas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado tu palabra y el mundo los odia, porque no son del mundo, como yo tampoco soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, sino que los libres del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Santifícalos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Yo me santifico a mí mismo por ellos, para que también ellos sean santificados en la verdad’’.
Palabra del Señor
Gloria a ti, Señor Jesús

Reflexión del Evangelio de hoy
Estamos en la semana que precede a la fiesta de Pentecostés: la venida del Espíritu Santo. La liturgia de hoy nos ayuda a prepararnos para asumir la fe como adultos. Una fe que permite leer las diversas circunstancias de la vida con la mirada y el compromiso del Hijo de Dios.

Ahora les dejo en manos de Dios, que puede hacerlos crecer y alcanzar la herencia prometida
En este fragmento del libro de los apóstoles, Pablo se despide de los ancianos de la comunidad de Éfeso. Se dirige a Jerusalén, no sabe lo que le espera, sin embargo, tiene la convicción de que no volverá a verlos. En esta ocasión, Pablo los anima y nos anima a mantenernos fieles en la misión que nos es dada por el Espíritu Santo: cuidar de la comunidad, y a las Palabras de Jesús: hay más dicha en dar que en recibir. Continuar trabajando para socorrer a los necesitados: aquellos que tienen menos oportunidades (no necesariamente los más buenos, porque no se trata de una cuestión moral) es una dimensión concreta y real de los seguidores de Jesucristo. Pablo nos alerta e instruye ante los peligros que pueden surgir, incluso dentro de la comunidad, porque esta es una experiencia dolorosa y difícil de conducir. Por eso, es importante mantenerse fieles al Evangelio y a la certeza de que estamos en las manos de Dios. Es Él quien nos hace crecer, quien construye la comunidad y nos permite alcanzar la herencia prometida.

¡Guárdalos en tu nombre para que sean uno, como nosotros!
El Evangelio de hoy nos continua presentando la oración sacerdotal. Jesús intercede por nosotros: quiere la unidad de las comunidades para que puedan resistir a los problemas que dividen y a las persecuciones. Una unidad al estilo de la Trinidad: ’como nosotros’, donde la diversidad es acogida, respetada y alentada. Una comunidad cuyo centro es Jesús y su alegría una nota distintiva (aún en medio de los desafíos, problemas y calumnias). Una Iglesia enviada y consagrada a la Verdad, no cualquier verdad, sino la verdad de su Palabra; es decir, decididos a testimoniar nuestras convicciones y experiencias a respecto de Dios en una sociedad que no deja espacio para Dios, que disminuye a quien tiene fe. Jesús, en su oración, no pide al Padre que vivamos sin dificultades y problemas; lo que Él pide es que seamos guardados del mal.

Hna. Ana Belén Verísimo García OP
Dominica de la Anunciata


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.