Lectura política

El síndrome del PRD en la «nueva izquierda»

Noé Mondragón Norato


El síndrome del PRD en la «nueva izquierda»

Periodismo

Julio 16, 2019 21:55 hrs.
Periodismo Nacional › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

227 vistas

El problema de la izquierda en Guerrero, continúa siendo el mismo que proyectó en PRD durante su fundación en 1989. Y que consolidó durante los años siguientes hasta llegar a la debacle del pasado 1 de julio de 2018: sus taras ideológicas, el manejo retórico, sistemático de un discurso alejado de la realidad, la contaminación política externa de su militancia y sus marcados canibalismos internos. La incapacidad para ponerse de acuerdo incluso, sobre la base de un resultado electoral adverso. Porque al igual que en el PRI, hay grupos de poder «de izquierda» que intentan patrimonializar el reparto del poder. Asegurar rendimientos de lealtades, pleitesías y obediencias. Subyace de fondo, la tentación autoritaria. Las pistas lo corroboran.

MORENA: POLARIZACIÓN. – En el Morena asomaron el pasado domingo, los primeros indicios de los atrincheramientos adelantados. De los alejamientos con aromas a rupturas. De la formación de bloques internos que podrían al final, marcar la diferencia entre las derrotas y los triunfos. Hay que asomarse al escenario: 1.- consejeros nacionales y estatales afines al delegado federal, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, realizaron asambleas informativas simultáneas el pasado domingo. Las operaron en las siete regiones de la entidad. El punto es que, mientras ellos se movían en esas pistas, el secretario general del Comité Ejecutivo Estatal, Marcial Rodríguez Saldaña y el equipo del subdelegado federal en Acapulco, César Núñez Ramos, festinaban el quinto aniversario del Morena en el salón Diamante de Chilpancingo, en donde curiosamente, convocaron a «la unidad», dejando entrever que hay rupturas. Y se entiende: Pablo Amílcar proyecta y dacuerda a sus huestes con la mira puesta en la candidatura a gobernador para 2021. Muy a pesar de que su desempeño y astucia política para manejar el asunto del reparto del fertilizante gratuito, fueron deplorables. Por esa torpeza, bajó necesariamente sus bonos políticos ante AMLO. Y Marcial Rodríguez y César Núñez, parecen empecinados en cerrarle el paso. Marcial, porque busca beneficiar políticamente a su primo, el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán. Y César, porque intenta catapultar también a su sobrino, el diputado local Arturo Martínez Núñez. Todos ellos se suman a la ola de desgastes que ya padece Amílcar. A ello se agrega el propio canibalismo del senador ex perredista Félix Salgado Macedonio, quien se agazapa y espera para brincarle a quien aparezca mejor posicionado en ese tablero. También la senadora Nestora Salgado, de quien trasciende en círculos políticos morenistas, no tardará mucho en sumarse a esa disputa. Las ambiciones de poder están desatadas en el partido político del presidente del país con asiento en Guerrero. 2.- En el Morena padecen el síndrome del PRD. Porque engolosinados con el poder —así como ocurrió con el arribo del primer gobernador de ese partido, Zeferino Torreblanca— se dedicaron a fortalecersus tribus, administrar la abundancia de las fortunas personales en ciernes, y se olvidaron de arar sobre los surcos del proceso democrático, de atacar con firmeza las desigualdades sociales, de empujar hacia el concierto de la modernización nacional a toda la entidad y de incubar una nueva cultura de la práctica política. No una simulación de lo mismo. Reditando la hipocresía de los beneficios, para caer de nueva cuenta en la reproducción cínica del hastío. De las mismas prácticas del pasado que se atacaron en los discursos huecos y demagógicos, pero sin efectos concretos sobre la vida de los guerrerenses. El canibalismo que se está incubando en el Morena, es una consecuencia natural de sumar a su militancia, las rémoras de un perredismo en declive. Contaminado por sus reiteradas e inconfesables negociaciones en lo oscurito con el PRI. Heredero de una izquierda grotesca, tumefacta, sumida cada vez más y con mayor reiteración, en sus contradicciones. De ahí que, si no hay viraje en el rumbo, la nueva embarcación de la «izquierda» tendrá como infausto destino, el naufragio. Igual que el PRD. Y si no, al tiempo.

HOJEADAS DE PÁGINAS…Para confirmar lo anterior, una perla más: en Acapulco, algunos «leales» ex colaboradores del pasado del ex edil perredista, Evodio Velázquez Aguirre, han comenzado a despotricar y a filtrar información negativa contra dicho ex alcalde, quien lucha y se mueve por todos lados a fin de «limpiar su nombre». A esos colaboradores trasciende, les han dado cuerda otros prominentes perredistas que despachan en la actual comuna porteña y cuyos nombres están por ser develados a Lectura Política. A ver si es cierto.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.