Una vida plena le ha dado a don "Toño" reparar bicis



*A sus 79 años, Antonio Briones es un excelente conductor de este medio transporte

| Notimex | Desde guerrerohabla.com
Una vida plena le ha dado a don "Toño" reparar bicis

Derechos Humanos

Enero 01, 2019 21:42 hrs.
Derechos Humanos Nacional › México Ciudad de México
Notimex › guerrerohabla.com

6,876 vistas

01 enero 2019


México.- Reparar bicicletas desde hace más de 60 años es el oficio de don Antonio Briones Vázquez, quien ha sido testigo de las transformaciones y el auge de este medio de transporte en las vialidades, lo cual se ha incrementado de un lustro a la fecha.

Sobre la avenida Progreso número 55, en la colonia Escandón de la Ciudad de México, se encuentra el centro de trabajo del señor Briones Vázquez, quien con 79 años de edad ha dedicado gran parte de su vida a esta actividad que aprendió desde que tenía 10 años.

Caminando por la banqueta de la avenida, el pequeño taller se distingue a lo lejos, donde hay un cúmulo de fierros viejos que mirándolos con detenimiento se ve que fueron bicicletas y se han ido acumulando a través del tiempo, convirtiendo el establecimiento en un museo del transporte.

Con un pantalón y una playera sencilla, todos los días llega a trabajar desde temprano, hasta las seis de la tarde.

Ahí los vecinos y la clientela encuentran a don "Toño’, a quien siempre se le ve muy concentrado arreglando las bicicletas que le dejan, ya que ahora tiene mucho más trabajo que en años anteriores, comentó en entrevista con Notimex, y esto lo atribuyó al auge que en los últimos años ha tenido este medio de transporte.

Recordó con gran interés que en décadas pasadas eran panaderos, lecheros, repartidores de farmacias, carteros, repartidores de ropa de las tintorerías y mensajeros quienes hacían uso de la bicicleta; aunque había otras que por "hobbie" también la utilizaban, pero los tiempos han cambiado, y ’ahora con las bicicletas del gobierno (capitalino) el uso de este medio de transporte se ha incrementado bastante, ya cualquier persona anda en una’, señaló don Antonio.

En 2010 se implementó el programa de EcoBici, que es un sistema de bicicletas compartidas de la Ciudad de México, de acuerdo con su página oficial; ya cuentan con seis mil 800 que están repartidas en 480 cicloestaciones localizadas en 55 colonias de la capital del país.

’Don Toño’ comentó que le sorprende cómo cambian las personas a través del tiempo, y hoy en día quien ande por las calles o las avenidas de la capital podrá observar a ejecutivas y ejecutivos, empleadas y empleados, estudiantes, o simplemente cualquier persona utilizando una bicicleta alquilada o propia.

’Yo siempre animaba a la gente a que se subiera a una bicicleta, le decía a las señoras, pero me decían que no porque tenían sobrepeso y se verían mal, o porque ya se habían casado no lo podían hacer, les preocupaba lo que dirían de ellas, ahora ya no importa el físico de la gente, todos andan en bicicleta’.

Evidentemente los tiempos han cambiado y se ve a las mujeres que adaptan su bici, añadiéndole una silla para llevar a su bebé. Ahora tanto ellas como hombres de todas las edades se transportan en éstas sin prejuicios ni temor a ser criticados.

Con nostalgia Antonio recordó que le surgió el amor por este medio de transporte a la edad de 10 años, cuando por el deseo de aprender a andar en él se acercó al taller que en ese tiempo era del dueño anterior, a quien recuerda con mucho agradecimiento e hizo que su vida cambiara.

Con la bicicleta que le alquiló aprendió a andar en ella, despertando en él un interés que nunca abandonaría, ’luego el señor me invitó a que le ayudara en las tardes y así empecé a trabajar y ya me quedé con él’, recordó.

Fue a los 18 años cuando don Antonio le compró el taller a su patrón, quien le enseñó todo sobre el negocio; pero no sólo se conformó con ser un reparador de bicicletas, pues comentó que él quería sentirlas, ser un profesional del deporte y fue por esa motivación que se convirtió en corredor durante 14 años y se afilió a la Federación Mexicana de Ciclismo en la década de los 60 ganando varios trofeos.

A sus 35 años de vida decidió retirarse de las competencias, dedicándose por completo al taller, y muchas veces fue mecánico de los que seguían corriendo. Pero su pasión por el ciclismo no terminó, ya que lo seguía ejerciendo cuando "yo salía solo a las carreteras a dar la vuelta, iba a Puebla, Cuernavaca, Valle de Bravo en bici para hacer ejercicio’.

El estar en el taller toda su vida le ha permitido ver crecer a generaciones que viven por los alrededores, la mayoría lo saludan con una gran sonrisa, aparte de los clientes que llegan todo el día.

En el transcurso de la entrevista, un hombre se acercó a pedirle que le pusiera algo de aceite a la cadena, mientras que otro le dejó la bici de su hija para que le pusiera algunas piezas, mientras que varios más le preguntaron los horarios de atención.

’Hay veces que hay mucho trabajo, pero igual hay días que hay poco, hay veces que no me doy abasto, pero igual han surgido muchos talleres, hay clientes míos que los han corrido de su empresa, les dan cierta cantidad de dinero y con eso ponen su taller’.

La popularidad del uso de este transporte se ha hecho notar con la creación y adecuación de carriles y circuitos exclusivos para ciclistas, y la apertura de varias tiendas que venden diferentes tipos de bicicletas, así como sus asesorías, y como lo menciona don "Toño’, la creación de otros talleres.

Sin embargo, dejó ver que no es cosa fácil arreglar bicicletas, hay que saber hacerlo. ’No sólo es apretar un tornillo, tiene su chiste y quien tiene una bicicleta es porque es solvente para mantenerla, porque ahora una reparación ya no te cuesta 10 o 15 pesos, ya pasa de los 50 o 100 pesos, yo cobro depende de lo que se le haga’.

Tiempo atrás el negocio de ’Don Toño’ también consistía en rentar bicicletas. Recordó que en la década de los 60 cobraba 50 centavos por 15 minutos, suficientes para arrancar sonrisas a los niños o personas que alquilaban bicis por diversión, ’imagínense qué tiempos aquellos’, expresó, pero a través de los años llegó a cobrar 30 pesos la hora, lo que hizo que ya nadie quisiera rentar.

’Ahora ha bajado el alquiler por las bicicletas electrónicas que han salido y por todas las bicicletas del gobierno (capitalino) que tienen su estacionamiento en la calle y por eso la gente anda en bicicleta, ahora veo que hay hasta patines del diablo eléctricos’, añadió.

Aun cuando está feliz de que la gente use más la bici como un medio de transporte, indicó que todavía falta mucho por aprender, ya que a pesar de que hay reglamentos, falta educación por parte de los usuarios.

’Hay mucha gente que no hace caso de lo que se les dice, por ejemplo pusieron ese corredor para ciclistas en la ciudad y muchos andan fuera de él, han atropellado a muchos por eso, en mis tiempos cuando yo andaba en bici no había tantos muertos como ahora’.

Los años han pasado, y don "Toño’, quien a pesar de ser un excelente conductor de bicicleta, ha decidido no usarla más. ’Tengo un año y medio que la dejé, porque mi señora ya no quiere que ande en bicicleta, me dice: ‘Ya eres una persona grande para que te muevas tan rápido’, pero yo no me siento aún una persona torpe, pero para no preocuparla de que me vaya a pasar algo, ya la dejé’, explicó.

Pero a pesar de tener 79 años, está lleno de salud y vigor, refiere que es gracias a que toda su vida anduvo en bicicleta, que se traduce a que siempre hizo ejercicio, por esta razón todavía la sigue recomendando.

Antonio Briones compartió que seguirá en el taller hasta el día de su muerte, ya que si bien antes esto formaba parte de su sustento económico, ahora es su sustento de vida, algo que muchos de sus clientes agradecen, pues saben que dejan sus bicis en manos de una leyenda de ellas.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.