Lectura política

Aguirre: medir escenarios

Noé Mondragón Norato

Aguirre: medir escenarios

Periodismo

Agosto 14, 2019 20:15 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

1,347 vistas

Pese a la distorsión ideológica y la intromisión de actores alejados de los principios bajo los cuales fue fundado en 1989, el PRD conserva solo algunos activos políticos rescatables. En Guerrero de hecho, está en la lona. Sus liderazgos son endebles. No hay una figura que los aglutine y los provea de fuerza electoral real. Algunos apelan al elemental escenario optimista: el Morena se desgastará de aquí a la elección de gobernador de 2021. Y muchos de los que se fueron con ese partido, regresarán al redil perredista al notar que no les tocará nada en cuestiones de reparto del poder. Pero hay puntos al interior de esa militancia que no se quieren ver.

DESTINO FINAL. – El PRD se acaba. En el plano federal, la tribu los chuchos de Nueva Izquierda no quiere soltar los despojos de un partido que, literalmente ya dio todo. Y si AMLO comenzó a encarcelar a priistas corruptos —y cobra viejos resabios con Rosario Robles—, al final de cuentas también les ajustará cuentas a quienes desde ese partido se encargaron no solo de reproducir los mismos vicios tricolores, sino de cerrarle el paso. En Guerrero, hay lecturas insoslayables al respecto: 1.- El ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, acaba de reaparecer de nuevo en la palestra pública. Se pronunció de nuevo, por lo que hasta hace algunos años parecía impensable en términos de identidad y solidez ideológica: una alianza entre la izquierda y el PRI. En realidad, y como en la elección de gobernador de 2011, Aguirre aparece coyunturalmente, como tabla de salvación política perredista, sin ser militante de ese partido. Como viejo lobo de mar, tiene el pulso de los escenarios que se están configurando: el Morena no hará ninguna alianza electoral con los partidos «de izquierda» para la elección de gobernador de 2021 —probablemente lo haga con el PT—, pero tampoco tiene asegurada una estructura corporativa del voto que le garantice ampliamente un eventual triunfo electoral. 2.- Si el PRI y el PRD van por su cuenta a esa elección, la derrota electoral será de mero trámite. Por eso Aguirre apela a la construcción de una alianza partidista que podría alcanzar incluso al PAN, un partido con una muy anémica presencia electoral en la entidad. Sabe que los chuchos no serán perdonados por AMLO. Y en ese carril, la alianza Morena-PRD está descartada. Lo que el ex gobernador pretende, es utilizar las estructuras del PRI y PRD para contrarrestar la influencia del Morena. Y dar así, una batalla electoral cerrada. 3.- El problema de esta eventual alianza será el nombre del candidato. De entrada, ningún militante del PRD está lo suficientemente fuerte como para aspirar a ganar una elección tan competida como la que se avecina. Y en el PRI hay dos figuras de cierto peso: el secretario de Desarrollo Social, Mario Moreno Arcos. Y el senador Manuel Añorve Baños. Por sus negativos antecedentes, Añorve está llamado a dejar el paso libre. Su plan B es el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, a quien pretendería vender con la etiqueta de «independiente». Desde luego, una de las condicionantes tanto de las pocas tribus que se mantienen con vida en el PRD, como del propio ex mandatario estatal, consistiría en no dejar pasar a ninguno de los dos al frente de esa eventual alianza. Y en ese punto las posibilidades se ensanchan para Mario Moreno. 4.- A sus divisiones internas que se mantienen ocultas, pero que brotarán llegado el momento, en el Morena no hay un aspirante realmente fuerte para la competencia por el gobierno estatal. Pablo Amílcar Sandoval perdió sustancialmente sus pocos bonos políticos a raíz del asunto del fertilizante. . Por eso la eventual alianza PRI-PRD les meterá mucho ruido. Y por eso Aguirre ya midió el escenario.

HOJEADAS DE PÁGINAS…La renuncia de Beatriz Mojica Morga —ex candidata a gobernadora y ex candidata al senado— a su militancia perredista, debe leerse en su justo contexto: sabe que su futuro político se acabó en ese partido, diezmado aun por los fuertes canibalismos de los pocos depredadores que le quedan. Emigrará a otra trinchera partidista donde aspira a convertirse en cabeza de león y no en cola de ratón. Una muestra más de cómo los intereses mezquinos y sectarios, acabaron con ese partido.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.