Armando Fuentes Aguirre

Caras vemos, lo demás no sabemos

Armando Fuentes Aguirre

Caras vemos, lo demás no sabemos

Periodismo

Octubre 14, 2019 19:01 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Armando Fuentes Aguirre › guerrerohabla.com

2,115 vistas

Este muchacho tiene 19 años. Es una edad que a mí no me gustaría volver a tener, pero allá él. Si este muchacho viviera en la Ciudad de México sería actor de telenovelas, porque es muy guapo y muy tonto. Pero no vive en la Ciudad de México: vive en Monterrey.

Vive en una colonia fifí, como hoy se dice. Ya no es esa colonia lo que fue. De cualquier modo todavía quedan ahí algunos ricos, y otros que aspiran a que se les crea ricos. Ocupa un departamento este muchacho por el cual paga 15 mil pesos al mes. No sólo vive ahí: también ahí trabaja.

¿A qué se dedica? ¿Es ingeniero en sistemas computacionales (ISC), o licenciado en comercio internacional (LCI), profesiones tan de moda entre los jóvenes de hoy? Ni una cosa ni la otra. Este muchacho -Dios lo cuide- es gigoló.

Gigoló, sí. Se gana la vida acostándose por dinero con señoras. Las recibe en su departamento, o va a su casa, o se encuentra con ellas en fincas campestres por la Carretera Nacional. Algunas tienen gustos extraños, y le piden que les haga el amor en el asiento de atrás del automóvil, para acordarse de cuando eran jóvenes. Pero casi todas prefieren recibirlo en su casa. Ahí, le dicen, se sienten más seguras.

La cosa empezó de la manera más extraña. El muchacho fue a una fiesta y ahí conoció a una especie de Mrs. Robinson que le ofreció llevarlo, porque él en ese tiempo no tenía coche. (Ahora trae un Porsche). La señora le pidió que le permitiera pasar rápidamente a su casa a ver si ya había llegado su hija de una reu (reunión). Después sabría él que la señora no tenía hija. Lo invitó a entrar, le ofreció una copa, y después de la copa le ofreció todo lo demás. A él aquello le pareció muy bien: tenía 17 años, aunque parecía mayor, y a esa edad hasta con una escoba. Además esa noche se dio cuenta de que tenía dotes para la profesión.

Hizo lo que hizo por amor al arte, y por tanto grande fue su sorpresa -así se dice, y no ’Su sorpresa fue grande’, porque así la frase pierde fuerza-, grande fue su sorpresa, digo, cuando al despedirse ella le puso unos billetes en la bolsa de la camisa.

Semanas después la señora lo buscó de nuevo, para lo mismo, y otra vez hubo billetes. En esa ocasión ella le preguntó si podía recomendarlo con algunas amigas suyas, a quienes seguramente les gustaría pasar un rato con él. Así empezó la cosa. De recomendación en recomendación -la mejor propaganda es la oral, dicho sea sin juego de palabras- al cumplir los 20 años ya tenía formada una estupenda cartera de clientes que le rinden al mes ingresos equivalentes a los de un diputado federal. Claro, sin las prestaciones.

Sigue estudiando, sin embargo, en una de las instituciones más caras -y por lo tanto de mayor prestigio- en Monterrey. Dice que se retirará cuando reciba el título y encuentre un buen trabajo. El que ahora tiene, declara, presenta inconvenientes: una novia que tiene es hija de una señora que tuvo. El mundo es una vecindad, y la colonia que dije otra más chica.

Por lo pronto este muchacho vive de su cuerpo. Y hace bien: he aquí un paso más en los esfuerzos que se hacen para lograr la definitiva igualdad entre el hombre y la mujer.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.