En relación al nombramiento del Director General del IPN

Carta al Presidente Andrés Manuel López Obrador

Jorge Treviño

Carta al Presidente Andrés Manuel López Obrador

Política

Diciembre 06, 2020 22:46 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Jorge Treviño › tabloiderevista.com

1,415 vistas

Carta al Presidente Andrés Manuel López Obrador
En relación al nombramiento del Director General del IPN

Zacatenco, Ciudad de México; Diciembre 5 de 2020.

Lic. Andrés Manuel López Obrador.
Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.
P r e s e n t e.

Señor Presidente:

En el último mes ha sido ud., sometido a una serie de informes catastróficos sobre el estado que guarda la administración del IPN (semejante a la que hacen sus adversarios sobre su administración), por parte de los aspirantes a la Dirección General del IPN (la mayoría sin vida académica y menos vida científica), los opinologos, los politiqueros irresponsables y los detractores de nuestra Institución, que sólo intentan crear una atmósfera inexistente de traición del IPN hacia la encomienda que el Ejecutivo federal, hoy bajo su responsabilidad, nos ha hecho, lo cual, además de falso, muestra el bajo nivel de discusión de esos agoristas del infortunio. Podría ud., no nombrar a un Director o Directora General y el IPN seguiría trabajando con dedicación y responsabilidad social, como lo ha estado haciendo desde 1936 y hasta el día de hoy.

Cuando ud., informado como está de la realidad en México y sus instituciones, lee a los agoreros del infortunio del IPN, comprendemos porqué otras administraciones nos relegaron e ignoraron.
La ratificación o designación de un nuevo Director o Directora General, o su no nombramiento, en lo absoluto determina el buen funcionamiento del Politécnico Nacional, ya que éste es sostenido por el trabajo de sus 750 mil egresados (la enorme mayoría sin depender de la nómina gubernamental), sus alumnos, académicos e investigadores, que aportan y pueden hacerlo aún más, al desarrollo de México, e implícitamente a su administración.

El IPN, como México, tiene problemas estructurales de fondo, graves problemas, pero no es un desastre ni está al borde de la aniquilación. Al igual que nuestro país, el Politécnico tiene una comunidad que está empeñada en salir adelante a pesar de las desafortunadas circunstancias que nos ha traído la epidemia que nos tocó vivir.
El revanchismo, la mezquindad y la ambición de poder que ud., o sus asesores hayan podido leer de manos de unos cuántos burócratas asalariados adscritos al IPN, sólo buscan mantener o ampliar sus canonjías, no son muestra, ni remotamente, de lo que en realidad es el IPN: la institución que la Revolución Mexicana creó para que los hijos de obreros y campesinos tuvieran acceso a la educación superior, y que hoy en día está comprometida con la academia, la investigación científica y la innovación tecnológica. Y nada más.

Sólo los burócratas asalariados adscritos al Politécnico Nacional, sin vida profesional, académica o científica, ven un IPN extraviado o incumpliendo su encomienda.



A t e n t a m e n t e.


Saúl Panchi González.
Presidente del Consejo Editorial de Prensa Politécnica.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.