La Razón Pura

De Tensiones y analogías

José Luis González Cuevas.

De Tensiones y analogías

Periodismo

Enero 09, 2021 22:44 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
José Luis González Cuevas. › guerrerohabla.com

9,380 vistas


Corrían los primeros meses de 1988, un año crucial en la vida política del país, pues se venía una lucha encarnizada por el pode y el tricolor experimentaría una de sus más grandes rupturas de toda su historia y la pérdida paulatina de su hegemonía.
En ese año electoral, se dio el desprendimiento de la Corriente Democrática que encabezaron al interior del tricolor, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, Ifigenia Martínez y Porfirio Muñoz Ledo, entre otros.
El PRI entraba en el reto de sobre pasar ese desaguisado y ganar la jornada electoral de aquel histórico 6 de julio.
Aún con ese desprendimientos, los sectores del PRI, como la Confederación de Trabajadores de México (CTM), la Confederación de Organizaciones Populares (CNOP), y la Confederación de Organizaciones Campesinas (CNC), eran pilares del poder corporativo del entonces invencible tricolor.
Llegó el día de la definición del candidato a la presidencia de la República, sonaban varios nombres de los que buscaban ser beneficiados por el ’dedazo’ de Miguel De la Madrid Hurtado.
Sin embargo, había dos que estaban en la recta final: el Dr. Sergio García Ramírez (SGR) y Carlos Salinas de Gortari (CSG), cada quien con sus atributos y trayectoria, uno con un perfil académico muy prestigiado y laureado por la Máxima Casa de Estudios del país, y el otro, experimentado en las tareas programación y del presupuesto nacional, economista, egresado de Harvard y de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy.
De esos dos cuadros políticos del PRI, tendría que salir el candidato con los atributos suficientes para enfrentar la hijo del Tata Lázaro, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, quien se erigía como una alternativa que pondría fin al presidencialismo en la nación.
La cúpula del poder, los hombres de poder que toman las decisiones estaban reunidos en un cónclave, donde unos y otros hablaban de las cualidades de cada uno de los personajes, de la conveniencia de postular a uno o al otro, los riesgos que significaba, los atributos y fortalezas, los positivos y negativos, etc.
Era todo un ambiente de tensión y los teléfonos (algunos satelitales), no dejaban de sonar, pues el nerviosismo atrapaba a los operadores políticos que por un lado, sabían que se jugaban su futuro y por otro, que las masas estaban desesperadas, concentradas en lugares estratégicos del Distrito Federal (hoy Ciudad de México), por aquello de ’la cargada’.
En cada sitio de reunión, habían elaborado mantas con la adhesión para cada uno de los aspirantes, a efecto de tenerlas listas para demostrarle el apoyo al que fuera favorecido.
La reunión seguía en medio del bullicio que generaban los hombres de poder y sus operadores que se mantenían cerca dentro del lugar, en espera de que la señal se diera. Por fin llegó.
Uno de los jefes llamó a su operador principal y le espeto en tono quedo, susurrándole al oído: ’Ya estuvo, es SG’.
Enseguida el operador se fue a un lugar distante del círculo de los hombres de poder y coge el teléfono y en tono discreto pasa el mensaje al operador de masas de la CTM: ’Ya estuvo, es Sergio García’. Se daba por descontado, que al dar la señal tendrían que movilizarse hacia la sede del partido, con el objeto de que la prensa nacional recogiera el testimonio de que eran los primeros en destapar al candidato y sumarse a ’la cargada’.
-El operador político vuelve a llamar y cuestiona-’Qué pasó, cómo vamos’-
-El dirigente de masas contesta: ’Todo bien, ya vamos en chinga hacia el partido con nuestras mantas y pancartas, ‘Todos con SG’, como dijiste, Sergio García’.
-El operador encolerizado le replica: ’No pendejo SG, Salinas de Gortari’.-
-El líder de masas reacciona y recula, le grita al contingente: ’¡Hey, regresen!’ ’¡Esperen!’, ’Dejen esas lonas, cámbienlas’.
Y raudos, los jefes de los sindicatos les dan las otras mantas y pancartas donde se leía: ’Todos con el Lic. Salinas de Gortari’.
Hoy en día, el sábado 9 de enero se ha vivido una situación similar, una analogía en otros tiempos y en otras circunstancias, con los recursos de las nuevas tecnologías, las guerras mediáticas, la lucha por ser el primero, soltar la primicia en la definición del abanderado del tricolor: ’el candidato del tricolor a la gubernatura del estado es MA’.
Unos vitorean y afirman: -’se los dije, que era Manuel Añorve’ (MA)-
Otra ataja:- ’No güey, es Moreno Arcos (MA), el de menos negativos.
Y el debate y las conjeturas continuaron al filo de la media noche.
’Mañana lo registran en el PRI Estatal’-Confirmó uno más. Y remató que va haber unidad, porque ’un PRI unido, si gana’.
Fue una noche de nervios, llamadas, wattsap, posteos y tensiones.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.