Del padre de la patria - En Las Nubes - Gustavo A. Madero - tabloiderevista.com

En Las Nubes

Del padre de la patria

Carlos Ravelo Galindo

Del padre de la patria

Política

Mayo 08, 2021 23:02 hrs.
Política Estados › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › diarioalmomento.com

2,065 vistas

Carlos Ravelo Galindo, afirma:

No obstante ser sábado no podemos evadir nuestra responsabilidad reporteril y hablar del héroe.

Hidalgo fue el iniciador, el ideólogo y el líder más importante del inicio de la lucha por la Independencia, por lo que se le considera Padre de la Patria.

Miguel Hidalgo y Costilla es uno de los personajes más destacados de la historia nacional, por su inteligencia, ilustración y cultura, y por haber tenido el valor de iniciar la lucha insurgente contra la opresión y por la libertad e independencia nacional.

Hidalgo nació el 8 de mayo de 1753, en la hacienda de Corralejo, en Pénjamo, actual estado de Guanajuato.

Día de fiesta y solemne para la Nación. La Bandera Nacional deberá izarse a toda asta, nos instruye el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

Si, el cura Miguel Hidalgo y Costilla del que nos ilustra, aún más el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes, con el Diario Oficial de la Federación que edita la secretaría de Gobernación.

Estudió en los colegios de San Francisco Xavier y San Nicolás Obispo, en la ciudad de Valladolid de Michoacán, hoy Morelia.

Por su agudeza mental fue conocido entre sus compañeros como ’El Zorro’.

A los 26 años de edad se ordenó sacerdote, fue catedrático y pronto destacó como un hombre de ideas progresistas. Hidalgo se desempeñó como rector del Colegio de San Nicolás y sucesivamente como párroco de Colima, de San Felipe de Jesús y del pueblo de Dolores, Guanajuato.

Acorde con el pensamiento ilustrado de la época, Hidalgo fomentó el establecimiento de escuelas en sus comunidades, así como de talleres artesanales y la diversificación de cultivos agrícolas. Sus ideas heterodoxas sobre temas políticos y religiosos alertaron a la Inquisición que lo enjuició.

No obstante, en esta primera ocasión salió airoso, gracias a su hábil defensa.
Al iniciar el siglo XIX, el imperio español padeció una grave crisis política y económica y se vio inmerso en guerras europeas.

El malestar social, político y económico generado por las reformas borbónicas y, en sentido amplio, por tres siglos de dominación española, iba en aumento.

En 1808, la invasión a España por las tropas francesas de Napoleón Bonaparte y el cautiverio de los reyes Carlos IV y Fernando VII, precipitaron las tendencias de representación ciudadana en las colonias americanas y las aspiraciones independentistas.

Ese año, un movimiento autonomista alentado por el Ayuntamiento de la ciudad de México afloró, pero fue reprimido.

En el Bajío, Hidalgo estaba convencido de que la solución radicaba en liberarse del gobierno español, por lo que se unió a las conspiraciones a favor de la Independencia de México.

El primer intento en este sentido, tuvo lugar en Valladolid, en 1809, pero la conspiración fue descubierta.

Un año después, en Querétaro, la conjura estuvo a punto de correr la misma suerte, pero Hidalgo apresuró los planes independentistas.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, en la parroquia de Dolores, Miguel Hidalgo convocó al pueblo a levantarse en armas.

Sus ejércitos cimbraron el corazón de Nueva España y sus decretos sobre la abolición de la esclavitud, supresión de castas, anulación del pago de tributos indígenas y distribución de tierras a las comunidades fueron su legado en favor de la independencia política, la igualdad y la justicia social entre los habitantes de nuestro país.

A pesar de que Hidalgo y los primeros jefes insurgentes fueron derrotados, apresados, procesados y fusilados por las autoridades virreinales a mediados de 1811, en la ciudad de Chihuahua, la causa que inició fue retomada por otros líderes como José María Morelos, Ignacio López Rayón, Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero, culminando la Independencia de México, en 1821.

Para honrar su memoria, el Congreso de la Unión instituyó el estado de Hidalgo, en 1869. Su nombre figura en letras de oro en el Muro de Honor de la Cámara de Diputados y sus restos mortales reposan en la Columna de la Independencia, en la Ciudad de México.

Hidalgo fue el iniciador, el ideólogo y el líder más importante del inicio de la lucha por la Independencia, por lo que se le considera Padre de la Patria.

craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.