Poder y Dinero

Desprecio a la Ley y la Justicia

Desprecio a la Ley y la Justicia
Política
Enero 22, 2024 21:21 hrs.
Política ›
Víctor Sánchez Baños › tabloiderevista.com

609 vistas

Necesarios juristas especializados
• Ministros no deben ser electos
• ¿La justicia en manos del Pueblo?
• Ideólogos de la Revolución Francesa
• Lucy Meza, se fortalece en Morelos
• Corona, la marca más valiosa

Difícil es templar en el poder a los que por ambición simularon ser honrados.
Salustio (83 AC-35 AC) Caius Sallustius Crispus. Historiador latino.


Hace poco leí en un periódico estadounidense, la historia, de un juez que fue electo, que tuvo que tomar decisiones políticas en asuntos estrictamente jurídicos. Lo que se busca en la aplicación de la justicia, es única y estrictamente la aplicación sin tendencias de la Ley.
No se trata de quedar bien con algún sector de la población, ni con grupos políticos, ni depresión ni nivel nacional. Se trata de la estricta aplicación de la ley.
La Constitución Mexicana es una copia manipulada por la clase política del Constitucionalista de 1824, debido a las corrientes de pensamiento de aquella época en el país.
Ahí, en ’nuestra Carta Magna’ influyeron pensamientos se ideologías como la libera y conservadora, la monárquica y republicana, así como la federal y unitaria. Que se debatían tanto en Estados Unidos como en Europa.
Pero, lo más importante para el constituyente fue establecer la forma de gobierno, la Republicana como la del vecino del Norte cuyos pensadores avanzaban bajo el concejo de la libertad de los ciudadanos sobre todas las cosas.
Hay mucho que hacer para mejorar nuestra Constitución e, incluso, cambiar el concepto general en donde los dos primeros artículos en donde ’graciosamente’ el Estado nos otorga nuestras libertades, cuando (como ocurre en Estados Unidos) debe el Estado, proteger nuestras libertades sin distinción alguna. Todos somos iguales ante la ley.
Para ello, se necesita el fortalecimiento del Poder Judicial y no supeditarlo al Ejecutivo. Cada Poder en el país tiene su campo de acción. No hay invasión de facultades.
Legisladores acusan a la Corte de usurpar funciones del Legislativo. Nada más falso.
Los legisladores hacen leyes y los juzgadores la aplican. Si una ley, aprobada por el Legislativo, va contra el espíritu de la Constitución, entonces la SCJN, mediante fallos justos e imparciales, determina la in o anti constitucionalidad de una norma aprobada por el Legislativo. Esa es su obligación, aunque le duela a los ignorantes diputados y senadores.
Su malestar se basa en que los jurisconsultos, auténticos conocedores del Derecho, la Ley y la Justicia (con letras mayúsculas), exhiben a los legisladores como ignorantes, prejuiciosos y lerdos.
Los tribunales no promulgan las leyes. Eso le corresponde al Congreso. Los tribunales tampoco tienen autoridad para hacer cumplir las leyes. Esto le corresponde al Presidente y a secretarías de despacho y oficinas del poder Ejecutivo. Cuando hacen las cosas mal, es el momento en que son exhibidos en su ignorancia o manipulación.
El gobierno de López Obrador quiere establecer un cambio radical en la forma de seleccionar los ministros de la Corte. Quiere que sean electos popularmente. De esa manera los partidos políticos serían los que definirían quiénes son los que deben aplicar la justicia en el país, y también la forma en que debía aplicarse. Elegirían a amigos, empleados y hasta amantes. No a los más capaces, como ahora ocurre.
Sin embargo, en los berrinches judiciales, el líder del Ejecutivo quiere única y estrictamente tener el control de los organismos judiciales y de impartición de justicia.
Los exministros de la Corte, que están dentro de la órbita lopezobradorista, como Arturo Zaldívar y Olga Sánchez Cordero, ven un riesgo en la elección popular de los ministros, magistrados y jueces.
El riesgo, es politizar la justicia, ya que los juzgadores tendrían lealtad al partido o político que los propone.
Actualmente, el presidente propone a los ministros de acuerdo a sus intereses sexenales.
Los deja varios años para formar equilibrios con su sucesor.
Le deben lealtad, pero al elegir a excelentes abogados, con lealtad a la Constitución, entonces difícilmente puede actuar contra del espíritu de las leyes, como menciona Montesquieu, pensador del Derecho nacido Charles Louis de Secondat, señor de la Brède y barón de Montesquieu; filósofo y jurista francés.
La base del sistema republicano de Montesquieu, desde el siglo XVIII, mediante las leyes distribuye el poder del Estado en tres órganos: el Legislativo, representante de la voluntad general del pueblo que expresa a través de las leyes; el Ejecutivo, encargado de dar cumplimiento a dicha voluntad, y el Judicial, que juzga los delitos y las diferencias entre particulares.
Ese es el espíritu que deben mantener en el país por siempre.

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Desprecio a la Ley y la Justicia

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.