Catón

El secreto del éxito

Armando Fuentes Aguirre

El secreto del éxito

Periodismo

Julio 08, 2019 17:33 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
Armando Fuentes Aguirre › guerrerohabla.com

371 vistas

Don Rómulo Garza fue uno de los grandes capitanes de la industria en Monterrey. Estaba relacionado principalmente con el vidrio, pero tuvo además otros negocios de importancia como Troqueles y Esmaltes, por ejemplo. Contribuyó a formar aquella filosofía de los empresarios regiomontanos, filosofía que se fincaba en dos palabras: Trabajo y Ahorro. Quien ejerciera ambas virtudes prosperaría casi inexorablemente.

En cierta ocasión un hombre joven le pidió a don Rómulo unos minutos de su tiempo.

-¿En qué te puedo servir? -le preguntó, afable, el señor Garza.

-Don Rómulo -le dijo el muchacho-. Quiero que me haga usted favor de decirme cómo triunfó usted, cuál es la receta de su éxito como empresario e industrial.

-Te daré esa receta -le respondió de inmediato don Rómulo-. Existe en verdad una receta para el éxito. Fue la que me hizo rico. Es, además, una receta muy sencilla.

-¿De veras? -se entusiasmó el muchacho-. Dígamela, por favor, don Rómulo.

-Mira -contestó bajando la voz el señor Garza-. Para triunfar yo hacía esto: todos los días me levantaba a las 5 de la mañana y echaba una meadita. Esa es la receta para el triunfo.

-¿Una meadita mañanera lleva al triunfo? -se sorprendió el muchacho-. ¡Fantástico! Si yo hago eso mismo ¿triunfaré tambiuén?

-Indiscutiblemente -le aseguró don Rómulo-. Yo te lo garantizo.

Se fue el muchacho feliz: llevaba consigo la fórmula infalible para el éxito. Pasó un año, sin embargo, y el joven empresario buscó de nuevo al señor Garza.

-Don Rómulo -le dijo desolado-. Seguí al pie de la letra su receta y no me ha dado resultado. Estoy como estaba antes de que usted me diera la fórmula del éxito.

-No entiendo -le respondió con preocupación el empresario-. ¿Estás seguro de que has seguido al pie de la letra la receta que te di? ¿Te levantas todos los días a las 5 de la mañana a echar una meadita?

-Todos los días hago eso, sin fallar -replicó el joven-. Y sin embargo no veo los resultados.

-Qué raro -se rascó dubitativamente la barbilla el buen don Rómulo-. Pero, dime: ¿qué haces después de echar esa meadita de madrugada?

-¿Qué hago? -respondió con extrañeza el muchacho-. Pues me vuelvo a acostar, naturalmente.

-¡Ah! -exclamó don Rómulo-. Ahora entiendo por qué la meadita no te ha dado resultado. Yo después de echar la meadita me iba a trabajar.

En el sexenio de Luis Echeverría unos hombres al mismo tiempo estúpidos y malvados le quitaron la vida a don Eugenio Garza Sada. El crimen tuvo lugar a primera hora de la mañana. Años después los jóvenes de la nueva generación preguntaban muy intrigados qué andaba haciendo aquel hombre tan rico en la calle a las 7 de la mañana, y no entendían la respuesta: iba a su trabajo.

Al escribir todo esto recordé una cuarteta que venía en mi libro de lectura de segundo año, el ’Poco a poco’. Decían así aquellos versitos:

Nunca esperes de la suerte ni dinero ni ventura.

Trabaja, niño, si quieres ser dueño de una fortuna.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.