Por Julio Zenón Flores

EL TORTUOSO CAMINO DE ACAPULCO EN LA SEGURIDAD PÚBLICA

EL TORTUOSO CAMINO DE ACAPULCO EN LA SEGURIDAD PÚBLICA

Gobierno

Febrero 29, 2020 21:06 hrs.
Gobierno Estados › México Guerrero
› Guerrero Alerta

2,736 vistas

La "renuncia" del ahora ex encargado de la secretaría de seguridad pública en Acapulco, Ofelio Aguilar, refleja la real situación que se vive al interior de esa corporación y da la razón a la alcaldesa Adela Román al negarse a designarlo como secretario en esa corporación.

La renuncia intempestiva, un día después de que no se le ratificara en el Cabildo y cuando la presidenta municipal le había pedido que continuara como encargado en tanto llegara su relevo enviado por la Marina Armada de México, muestra a un uniformado poco confiable, arrebatado y que falta al respeto a la autoridad civil.

Porque es una falta de respeto primero informar a los medios de comunicación de su renuncia, y después enviarla con un uniformado a su mando, al palacio municipal, sin siquiera tener el valor civil de entregarla personalmente. ¿Qué tipo de policía puede ser alguién así, que le falta al respeto a la superioridad y carece de valor civil para dar la cara al entregar su renuncia?
¿Qué le costaba esperarse a que llegara su relevo? a menos que tuviera miedo de entregar cuentas a un mando enviado por la Marina Armada de México y, de ser así ¿a qué le teme?
Por supuesto que en la renuncia intempestiva hay gato encerrado, pues se tiene forzosamente que relacionar con la lona que le dejaron manos criminales donde le señalaban de "morder la mano que le dio de comer", pero peor aún, se relaciona con un intento de un paro de policías, promovido por él mismo y sus incondicionales -según escrito circulado en redes sociales- y con el intento de intromisión descarada de algunos "empresarios" bien conocidos, que pedían su ratificación.
¿A quién le interesaba que fuera designado como secretario; a qué intereses?

Por eso, aunque no se haya esperado, como pidió la alcaldesa, a que llegara su relevo, su salida de la corporación es una buena noticia y más vale ahora regresar al origen de lo que ha dado buenos resultados en el combate a la inseguridad en el puerto y que ahora el renunciado pretende hacer creer que fue por su labor: la conducción de la Marina, principalmente y de las decisiones colectivas tomadas en la Mesa de coordinación para la construcción de la paz y la armonía.
En ese sentido la alcaldesa ha actuado correctamente al depositar su confianza en la propuesta que le pueda hacer la Marina, para designar a un nuevo secretario de seguridad, no sólo porque la Armada de México es el cuerpo militar más confiable para os ciudadanos y porque los principales golpes al crimen los han dado ellos, sino también porque a ellos les ha encargado el presidente de la República, el cuidado de las zonas calientes, como Acapulco, que han recibido inclusive inversión especial en obras sociales, para combatir las causas de la inseguridad.

Ese es el meollo del asunto del nombramiento del nuevo secretario de seguridad, que sea una persona confiable y capacitada y que tenga una aceitada coordinación con la Marina, para continuar con esas buenas cifras que han sacado ya al puerto del top 10 de las ciudades con mayor índice de violencia.

Sólo en un punto no debe ceder Adela Román Ocampo ante la Marina: que la labor del policía municipal es de prevención y proximidad social y debe ahora poner el acento en la urgencia de un plan de seguridad municipal, que vaya más allá de quien esté a cargo, de tal manera que aún cuando se cambie al secretario, la política de seguridad se mantenga.
Esa es la ruta correcta.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.