En Corto

Espejismos

Raúl García Araujo

Espejismos

Política

Octubre 30, 2019 18:51 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Raúl García Araujo › AquiEdomex

521 vistas

Lo que en principio se pensó como un cambio radical en el combate a la delincuencia organizada en la Ciudad de México terminó en un bochornoso espectáculo para el recién nombrado secretario de Seguridad Ciudadana, Omar García Harfuch.

Le habló del operativo realizado el pasado 22 de octubre en el barrio bravo de Tepito, específicamente en una vecindad de la calle Peralvillo. Ese día se dijo que la operación significaba un duro golpe a la estructura criminal de La Unión de Tepito.

Sin duda, el tema abrió un abanico de expectativas para García Harfuch, quien llegó con tan buena fama que incluso ya lo mencionaban como el mejor candidato para relevar a Alfonso Durazo en la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana después del fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán López en Culiacán, Sinaloa.

Días después vino la realidad. De los 31 detenidos en Tepito, el juez de control Felipe de Jesús Delgadillo Padierna ordenó de inmediato la libertad de 27 personas y pidió al secretario de Seguridad Ciudadana de la capital iniciar una investigación contra los policías que participaron en el operativo por las diversas irregularidades en que incurrieron, entre ellas, la más delicada: la fabricación de culpables.

Y a partir de ahí se vino abajo, de nueva cuenta, la imagen del gobierno de Claudia Sheinbaum, que, en materia de seguridad y procuración de justicia, no da una.

Mientras el secretario Omar García Harfuch se subió a un carrusel de entrevistas por todos los medios de comunicación para tratar de parar el escándalo, en redes sociales se orquestó una campaña para culpar al juez, que ya sabemos es sobrino de Dolores Padierna, señalándolo como el responsable de liberar a los sospechosos.

Sin embargo al revisar los argumentos del juez para no vincular a proceso a la mayoría de los detenidos se observan varios puntos importantes que dan muestra del pésimo trabajo policial que se hizo en Tepito.

Las autoridades capitalinas manifestaron en la consignación del caso que estas 27 personas estaban paradas en la esquina de Jesús Carranza y Estanquillo y que, cuando llegaron los policías, curiosamente ninguno pretendió huir de los oficiales, aun cuando había drogas y armas, situación que le pareció muy extraña al juez Delgadillo Padierna.

También dijeron que un solo policía hizo la revisión de todos los detenidos, así como el embalaje de las bolsas con droga –dos toneladas y media de marihuana- en un lapso de 30 minutos, imagínese un policía con tales habilidades es digno de recibir un reconocimiento.

Ante tantas irregularidades, el vocero de la Procuraduría capitalina, Ulises Lara, tuvo que aceptar que hubo una cadena de irregularidades e inconsistencias en el operativo Tepito. Mientras que la Secretaría de Seguridad Ciudadana indicó que se contaba con dos órdenes de cateo para inmuebles que eran usados por La Unión Tepito, pero sobre todo que no se fabricaban culpables.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, lamentó la decisión del juez, pues dijo que existen muchas denuncias de vecinos de que en la vecindad de Peralvillo se realizan actividades ilícitas.

Tal vez tenga razón la mandataria local. Lo cierto ahora es que el operativo en Tepito que se estaba posesionando como un duro golpe al crimen y un cambio radical en la estrategia contra la delincuencia en la Ciudad de México se convirtió en una vergüenza y en un cáncer que perseguirá al actual gobierno, que, en su afán de dar resultados a la ciudadanía, se dedica a fabricar culpables.

En Cortito: Nos cuentan que la violencia no para en el Estado de México y el gobernador Alfredo del Mazo no hace nada para detenerla. Por un lado, ayer atentaron, a balazos, contra el alcalde de Valle de Chalco, Francisco Tenorio Contreras cuando recorría una unidad habitacional en una visita de trabajo. Y por otro, los mexiquenses están cansados de los contantes asaltos en el transporte público sobre todo en los municipios de Nezahualcóyotl, Los Reyes La Paz, Chicoloapan, Ecatepec y Naucalpan, el crimen avanza con total impunidad en la entidad mexiquense gobernada por el priísta. Nos dicen que a Alfredo del Mazo no le preocupa la inseguridad que se vive en el estado, ya que cuenta con un numeroso equipo de seguridad para él y su familia, que es lo único que importa.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.