Opinión

Hablemos de restructuración o cambio paradigmático /III

Sergio Enrique Castro Peña

Hablemos de restructuración o cambio paradigmático /III

Periodismo

Mayo 21, 2020 18:14 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
Sergio Enrique Castro Peña › guerrerohabla.com

644 vistas

Entre las diferentes citas, que expuso, el economista Ingles, John M. Keynes destaca una que no por ser poco conocida es menos importante y, es la referente a ’que muchas de las decisiones tomadas por los gobernantes, estan fundamentadas en pensadores y filósofos poco conocidos o, ya olvidados. En el caso del creador y jefe supremo de la Cuarta Transformación no es así. Su fundamento la podemos encontrar mayormente en la filosofía del sociólogo alemán, Heinz Dieterich Steffan, avecinado en México como profesor-investigador en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), creada durante el sexenio de Luis Echeverría Álvarez. Este filósofo ha tenido una influencia sustancial en los gobiernos de América Latina, primordialmente en el 2007 con Hugo Chávez en Venezuela y, de alguna manera ahora en México con el actual presidente y jefe de la Cuarta Transformación Andrés Manuel López Obrador. Su actividad, sin embargo, la ha realizado primordialmente en la función incómoda de asesor <oficial en el caso de Hugo Chávez y no oficial en la situación mexicana>.
La experiencia venezolana, anterior a la mexicana, le mostró al sociólogo alemán que el trabajo de asesor es poco apreciado por el poder y mayormente es relegado a los sitios más obscuros del poder y la burocracia gubernamental. Una de las características del socialismo del Siglo XXI es su elasticidad para adaptarse a las circunstancias que prevalezcan en cada país. Si bien esta es una fortaleza de la ideología, a la vez representa un escollo para sus operadores y políticos principales. Otro factor para tomar en cuenta es que el socialismo del Siglo XXI es una teoría nacida de la rama de la sociología y por lo tanto discrepa constantemente de la ciencia económica, tratando de apoyarse en algunos campos de esta ciencia para adecuarla, pero, modificando el sentido de algunas terminologías que se adecuan a dicho campo. Estas distorsiones teóricas son a menudo usadas por los gobernantes con influencia social alta, pero con una necesidad imperiosa de darle algún caris intelectual o científico a sus posiciones.
Sus bases teóricas iniciales se encuentran en las emitidas por Karl Marx y Friedrich Engels el llamado socialismo científico, en contrapuesto con el socialismo utópico, siendo posteriormente enriquecido por Lenin. El socialismo del Siglo XXI parte de cuatro ejes principales: el desarrollo democrático regional; la economía de equivalencias; la democracia participativa y protagónica y; las organizaciones de base. El desarrollo democrático regional consiste en la estrategia de que cualquier estado bajo el socialismo del Siglo XXI debería contener elementos de intervención en otros países para lograr un cambio de sistema acorde al socialismo. La economía de equivalencias, un concepto más teórico, consiste en considerar que el valor (precio) de un producto, está directamente relacionado con el valor de los tiempos de producción y al nivel de la democracia participativa (valor del trabajo) de los trabajadores. Con lo anterior, se elimina el sistema, hasta hoy utilizado por las clases y propietarios del valor-trabajo, dejando un espacio para la incorporación del estado como propietario y creador productivo o de cooperativas, dando espacio a la creación de una economía mixta real, en donde en estado sin perder su rectoría total, permite la existencia de una economía privada, siempre y cuando se someta a dicha rectoría. No se propone un modelo económico basado en el libre mercado regido por las fuerzas del mercado, sino en una economía mixta de valores.
Con respecto a la democracia participativa y protagónica tiene como condición necesaria, la toma de poder por medio de una ’lucha de clases’, por la vía electoral preferentemente, y la eliminación de las clases conservadoras y opositoras al progreso socialista. La instalación de un gobierno que propicie la participación de los grupos interesados en la solución de los problemas, de manera directa. Todo problema deberá ser expuesto, toda solución deberá provenir de la población. Por último, las organizaciones fundamento y base del socialismo del Siglo XXI serán el punto toral para el triunfo esperado. De igual manera, estas bases deberán ser constantemente informadas <adoctrinadas> de los objetivos y logros de cada una de las políticas realizadas, así como, los beneficios, no solamente los que obtienen ellos en forma particular, sino la sociedad en su conjunto, el proyecto global en que participan. La reafirmación de la ideología y el sentimiento de pertenencia serán un punto toral del grupo, la base.
El socialismo del Siglo XXI, así como el marxismo-leninismo busca tomar el poder, la eliminación del aparato que le daba sustento y fortaleza al sistema derrotado, las instituciones. La eliminación de las instituciones vigentes, si bien es cierto, pueden ser diferentes de acuerdo a la cimentación que se tiene en cada país, es factible generalizar como un medio de simplificación expositora. Las Constituciones, las cuales están conformadas por un grupo de instituciones son, en la práctica, el primer objetivo para ser adecuadas a los objetivos del líder poderoso que guía el gobierno, redefiniéndolo dándole un mayor poder y libertad de acción. Por ello, es condición necesaria e indispensable el control del poder legislativo, con el fin de eliminar la necesidad de negociar las modificaciones que requiera a la Constitución anterior y, con ello, no solo contar con mayor campo acción sino también como un mensaje del poder con que cuenta.
El proceso que una sociedad tiene que superar en su objetivo de lograr en un mismo tiempo una democracia, en lo político, y un estado moderno en lo económico, ponen una presión a las recientes instituciones, que en realidad no estaban lo suficientemente cimentadas. Llegar a ser un estado moderno, origina en sí, inestabilidad social y política o, propicia los causes de esa inestabilidad, dado que implica un cambio de un paradigma a otro. La inestabilidad, o la creación de las condiciones necesarias y suficientes no son producto de la privación de un estado desarrollado, sino de los forcejeos por obtenerlo. En este punto de despreocupación, al pensar que ese primer paso en su viaje a la democracia incluía todo el camino. El costo que ha tenido que pagar esa sociedad, todavía está en proceso, porque al superar ese primer embate de la Cuarta T y su objetivo de destruir todas sus instituciones como paso inicial está en proceso de definirse.
En tiempos de inestabilidad social y política en nuestros países, en un trance de cambio, usualmente las movilizaciones crean defensores de los grupos no favorecidos por las riquezas creadas en ese período, son lideradas por políticos de corte demagógico, los cuales basan sus promesas en el otorgamiento de esos beneficios que esa población considera tenían derecho de alcanzar. Sin embargo, el problema que enfrentan los líderes carismáticos es la de producir y crear las condiciones para una transición pacífica y ordenada. Los líderes carismáticos y demagógicos sabedores que son más del tipo, como el señalado por Isaac Asimov en uno de sus libros de la serie Fundación, ’Mula’, porque posee grandes talentos para gobernar, pero, no pudo construir su propio relevo. Por lo tanto, todo su trabajo se perdió al paso de la primera generación.
Muchos líderes carismáticos demagógicos, se enfrentan al problema de querer conservar y prolongar su poder e influencia recurren a sus respectivos ejércitos, no importa la razón que se utilice para ello, lo que subyace es la prolongación de sus objetivos ideológicos. En la actualidad, no existe ninguna duda de que la ideología que sustenta al presidente López, a su partido MORENA y su objetivo la implementación de la Cuarta Transformación es el socialismo científico, marxista-leninista, convertido en su versión nueva del socialismo del Siglo XXI. De igual manera, como en la versión de Hugo Chávez, quien surgió de las fuerzas armadas, una vez en el poder, en lugar de llevar a su gobierno al campo civil, fortaleció a su ejército. El actual gobierno sabe que de no contar incondicionalmente con el ejército y que la población que está beneficiando es más eficaz en las elecciones que en una defensa violenta, estará en desventaja en su lucha con las fuerzas que inician un proceso de oposición y de contención. Lo anterior, se debe, principalmente, al proceso electoral de 2021, para renovar la Cámara de Diputados, necesaria, primero, para evitar se dé marcha atrás a las modificaciones legales realizadas y segundo, quizás la más importante, la asignación del presupuesto y, la autorización de las modificaciones que el ejecutivo realice posteriormente.
’Lealtad y Obediencia’ son las características de los movimientos de corte comunista o socialista científico. Mismos que rigen a las fuerzas armadas de todo el orbe, sin ellos no podrían existir, ni ser eficaces o eficientes en sus actividades. Pero, en el caso mexicano, no es el único, aparte de sus obligaciones castrenses, en el gobierno del presidente López, al ejército mexicano se le han asignado tareas civiles fuera de sus responsabilidades. Este es el caso cuando se le involucra en: la construcción de una parte de la refinería ’Dos Bocas’, el ’Aeropuerto Santa Lucía’ y ’El Tren Maya’ y, ahora, la seguridad de la población civil <para que no fracase ’la Guardia Nacional’>. En esta estrategia, el presidente López está introduciendo una variable que en el menor de los casos producirá en las fuerzas armadas desunión y conflictos internos. La principal, existe un grupo de altos jerarcas de las fuerza armadas que con sus nuevas responsabilidades, muy lejanas de a las riesgosas de la lucha en contra de los grupos que dominan el trasiego de la droga con destino a los EU, iniciaran una diferencia que los pueden poner en conflicto interno de consecuencias no previstas o desconocidas.
Por otra parte, en lo que respecta a quienes integran el grupo de allegados y las organizaciones sociales que esperan ser recompensados por su participación en la larga lucha en la obtención del poder y en lograr los cambios sociales realizados. De igual manera estos grupos han sido factor en los cambios institucionales y estructurales heredados de los gobiernos anteriores <aglutinados como neoliberalismo o conservadores>, por lo que hasta ahora las compensaciones recibidas no son de carácter material sino, ’moral’. Se dice ’que de no solo de pan vive el hombre’, una verdad nítida, pero también es reconocido ’que sin pan’ éste no puede vivir. Se puede argumentar que las acciones revolucionarias son hechas con el único y sublime objetivo de verlas realizadas. Pero, al pasar esa primera euforia que nos da un logro, cuando se va asentando la adrenalina, otros asuntos, como los materiales, comienzan a tomar su lugar. O, tal vez es por eso que en el gobierno encontremos trabajando a parientes de primera o segunda línea, produciendo una endogamia burocrática.
Hasta estos primeros diez y siete meses del gobierno del presidente López la mayor parte de los escollos han sido producto de su impericia en cuestiones económicas, sin embargo, a finales de los dos últimos <Marzo y Abril>, un nuevo peligro asecha, no solamente a los otros países sino también a México, el virus identificado como Corvid-19. El presidente López, así como otros gobernantes de corte populista minimizó, y hasta ridiculizo, el problema que constituía la pandemia en la que hoy nos encontramos. Pero, como alguien manifestó con este ’bendito’ virus y como ’anillo al dedo’ del presidente López, servirá para esconder todos los pecados pasados y los errores que esta apresurado por cometer. Nos encontramos ante un presidente que no está casado con sus ideas, sino que vive aprisionado de sus propias convicciones. El problema estriba en que esas convicciones estan fundamentadas en ideologías muy ajenas al mundo en que vivimos y, para desgracia del presidente López, geográficamente tenemos una enorme frontera con el principal país capitalista del mundo, bajo una aparente amistad con su presidente. Pero, como se decía el ex-presidente de Viet Nam, ’lo peor que le pude pasar a un país aparte de ser su enemigo, es ser su amigo’. Día a día, el presidente López ha manifestado su rechazo a todo lo que suene a particulares y de libertad personal. En su estado de la Cuarta-T el individuo no existe, aparte de él mismo, solo el grupo que ciegamente le obedecerán. Sin embargo, considero que estos y otros asuntos deberán ser tratados en una entrega posterior. sergiocastro6@yahoo.com.mx


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.