En las nubes

Las clases sociales (Uno de dos)

Carlos Ravelo Galindo, afirma: Carlos Ravelo Galindo, afi

  Las clases sociales (Uno de dos)

Periodismo

Junio 20, 2017 23:19 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo, afirma: Carlos Ravelo Galindo, afi › guerrerohabla.com

1,315 vistas

Fernando Calderón Ramírez de Aguilar nos habla de las clases sociales. Vaya, de su concepto. Es necesario, nos dice, atisbar en la historia de la humanidad. En ella se encuentra una enorme cantidad de intentos sobre cómo definir e identificarla. Unos han sido enormemente valiosos y otros no han tenido la posibilidad de lograrlo ya que les ha faltado la médula del asunto para lograrlo. Corresponde en la realidad a dos disciplinas fundamentalmente el poder lograrlo, mismas que son, desde mi punto de vista la sociología y la economía. Pero en medio de ellas la sicología colectiva entremete el concepto de conciencia de clase. Sin lugar a dudas, esto pasara a ser terreno de las neurociencias las cuales ya se ocupan de ello. En general se entiende por conciencia de clase el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su entorno, incluidas la recepción normal de los estímulos del interior y el exterior y su respuesta por parte de un organismo. Sin embargo, esta definición está en debate a causa de la cibernética cuando se trata de introducir en las computadoras el concepto de inteligencia artificial y se quiere crear una conciencia dentro de ellas, lo cual hasta este momento se considera algo imposible. Implícitamente, la estructuración intensa de las clases sociales comprende la conciencia de clase, las obras culturales (derecho, moral, arte, conocimientos, lenguaje, y educación) propias de una clase que son colocadas en correlaciones funcionales con esta, y la ideología de clase. Por falta en su momento de análisis sicológico, en la teoría marxista queda lamentablemente poco claro el concepto de conciencia de clase; se piensa que hubo confusión entre las obras culturales y la ideología y, además, por haber en este último término una multiplicidad de sentidos.
Sólo cuando se reconoce la posibilidad de hablar de conciencias colectivas se puede dar un sentido preciso al término conciencia de clase despojándolo al mismo tiempo de todo halo misterioso. La conciencia colectiva es una interpretación parcial de las conciencias individuales, interpretación que admite una escala de grados. No se pueden identificar ni separar las conciencias individuales y las conciencias colectivas ya que ellas participan, las unas en las otras. Todas las conciencias, tanto las individuales como las colectivas, aparentemente son, en grados diversos, abiertas e intencionales, pero en el fondo, sólo son direcciones diferentes en la misma corriente síquica en el fenómeno síquico total: Dirección hacia el Nosotros, el grupo y la sociedad global para las conciencias colectivas. Dirección hacia el Yo para las conciencias individuales. Y dirección hacia el Otro y las relaciones con otro para las conciencias llamadas interpersonales. Pero estos tres polos se hallan siempre presentes. Su tensión y enlace constituyen uno de los aspectos esenciales de toda vida psíquica y especialmente de toda conciencia.
Las conciencias colectivas poseen cierta primacía sobre las conciencias interpersonales, pues sirven de base para la comunicación entre las conciencias. De igual modo, es evidente que la conciencia colectiva al ser un aspecto del fenómeno psíquico total se puede reducir a los instintos, a los estados afectivos, a las necesidades y a las representaciones colectivas. Desafortunadamente existen múltiples conciencias colectivas ya que en el interior de cada grupo hay una multiplicidad de conciencias colectivas como Nosotros diferenciados. Sin embargo, cuando un grupo está en un proceso de estructuración, la conciencia del grupo procura predominar sobre las conciencias colectivas que surgen de los elementos micro sociológicos que luchan en su seno. Igualmente, en las estructuras globales, la conciencia colectiva de la nación tiene normalmente a prevalecer sobre la multiplicidad de conciencias colectivas que tienen como foco los Nosotros por una parte y, por la otra, los agrupamientos. Pero hay conciencias colectivas que suscitan grandes dificultades. Son precisamente las conciencias de las clases sociales. La conciencia de clase que es una conciencia colectiva particularmente intensa, se revela al mismo tiempo más dominadora que otra con respecto a las conciencias colectivas de los agrupamientos y de los Nosotros que se encuentran integrados en la clase. Esto se puede comprobar fácilmente por el hecho de que la conciencia de la nación se muestra mucho más tolerante que la conciencia de clase. Esta última penetra con fuerza todas las conciencias colectivas de los agrupamientos y de los Nosotros comprendidos en su seno, mientras que, a menudo, la conciencia de la nación no logra del todo, o lo logra sólo en débil medida, penetrar las conciencias de las clases que están integradas en ella. Falta uno.
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.