Lo que no se informa

Perfil de México

Lo que no se informa

Armando Ríos Ruiz

Lo que no se informa

Política

Septiembre 04, 2022 19:59 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Armando Ríos Ruiz › tabloiderevista.com

193 vistas

Al escribir esta columna, eran las 11 de la mañana del jueves. Por lo tanto, aún no era presentado el cuarto informe presidencial a los colaboradores e invitados, ni entregado al Congreso, por el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández.

No obstante, puedo adelantar, sin haber escuchado una palabra, que se trata de un compendio de mentiras, en las que se sumarán las de ayer mismo, más otras, dirigidas más que a toda la población mexicana, a quienes continúan en la creencia de tener al mejor presidente del mundo.

Alguna vez leí que Adolfo López Mateos dijo que para ser buen gobernante se necesita comer diariamente huevos revueltos con sesos. Los huevos solos no sirven Los sesos solos tampoco. Habría que agregarle que también es necesaria una gran inteligencia. Una cultura envidiable. Una preparación abundante. Experiencia en las artes políticas y estupenda visión de estadista.

Hoy se carece por completo de todo lo anterior. No sólo eso.
Es al revés. Se gobierna con el capricho. Con la imposición.

Con la amenaza. Con la exigencia de aceptación ciega a colaboradores y a representantes populares en el Congreso de la Unión. Con el anuncio de reformas disparatadas. Con cero respeto a la Constitución y a todas las leyes. Con descalificaciones a muchos sectores de la sociedad. Con abandono a los que el que gobierna dice querer: a los pobres.

¿Cómo llega el primer mandatario a su cuarto informe? Con un país que ha consumido paulatinamente y que en apenas cuatro años, ha hecho ya pedazos de manera evidente. Convertido en ese corto tiempo, gracias a su mano torpe, en el más violento que los mexicanos hayan conocido jamás.

Dedicado a la crítica del pasado reciente, a la misma que ha superado con creces en materia de crímenes y de corrupción. Conste: hablo de Calderón y de Peña.

Se antoja increíble.
Muchos –sus fieles creyentes− podrán decir que exagero. Pero los datos están ahí para que cualquiera pueda revisarlos. Hasta hoy, su mandato se corona con más de 132 mil muertos, cifra mayor en 63 por ciento al de Peña Nieto y en 119 al de Felipe Calderón, dicen los informes. Hay que tomar en cuenta que con la ’inteligente’ táctica de abrazar a los asesinos, la cifra se elevará aún más, durante el tiempo que aún falta para que esta administración termine.

Víctima de su amnesia, se ha encaprichado por convertir la Guardia Nacional en un apéndice de la Secretaría de la Defensa, cuando en el pasado criticó frenéticamente la misma acción. Por eso dicen que nuestro flamante Presidente es todo lo que critica. Habla diariamente de combate de la corrupción y la admite en su gobierno. Fustiga a los que se educan en escuelas de otros países porque son formadores de ladrones y confiere la dirección de LitioMX a Pablo Daniel Taddei, estudiante de Harvard, hijo de Jorge Taddei, delegado de Bienestar en Sonora. Así de congruente.

Cada vez que se acuerda o que le recuerdan, promete que ahora sí habrá medicamentos para los niños con cáncer y para quien lo necesite.

Pero todo queda en promesa, porque el dinero de los mexicanos se utiliza en la construcción de obras faraónicas que en realidad no sirven para nada. Inauguró la refinería de Dos Bocas, cuando los expertos aseguran que no funcionará ni cuando termine el sexenio. Inauguró el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, cuando los únicos visitantes son algunas decenas de curiosos. No de pasajeros.

Por cierto, sin importar el enorme ridículo, acaba de convertirlo en un circo, al llevar luchadores que brindan el espectáculo a uno que otro visitante. Cuando lo que necesita es clientela que viaje a otros lugares. Las redes sociales han comentado el hecho con burla.

Los políticos y los politólogos dicen que se trata de otro distractor, ante la enorme gama de problemas que no puede resolver.

Cada renglón del quehacer humano ha sido destruido en este sexenio. Su popularidad está asida a la Presidencia con el adhesivo que unta a los billetes que mantienen obnubilada a su clientela y con esas mentiras enfermizas que creen quienes no tienen la menor disposición de informarse por su cuenta.
ariosruiz@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.