Lectura política

Maniobras del rector

Noé Mondragón Norato

Maniobras del rector

Periodismo

Febrero 03, 2020 19:53 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

1,596 vistas


Para el rector de la UAGro, Javier Saldaña Almazán, el nerviosismo que lo invadió cuando ganó López Obrador la presidencia del país en julio de 2018, se disipó progresivamente. Hoy de plano, no teme a nada. Siente cómo lo cubre la gruesa cobija del gobernador Héctor Astudillo. Y también la del senador tricolor Manuel Añorve Baños. De hecho, evalúa no haber imposibles para sus proyectos de poder en 2021. Por eso ha comenzado a tomar acciones fuera de todo contexto. Y de toda proporción. Incluso con los trabajadores de la UAGro. Hay que ver su movilidad para entenderlo mejor.
ESCAMOTEAR DINERO. -El grupo Fredeuag se alista para seguir manteniendo en su poder, la conducción de la rectoría. En el horizonte no hay corrientes opositoras que le cierren el paso. Y los que han levantado la mano apoyados en una presumible simpatía con el Morena ─como el ex rector Ramón Reyes Carreto─, ya están bastante maleados. Inoculados por los mismos vicios de quienes hoy conducen la universidad guerrerense. Por eso mismo y con las alianzas tendidas internamente, Javier Saldaña intenta obtener dinero de cualquier forma posible ante el fracaso de los diputados locales del Morena para fincarle una auditoria externa. Se lee así: 1.- En el Contrato Colectivo de Trabajo del STAUAG, está asentado el acuerdo que se debe cumplir obligatoriamente por parte del rector: pagar un bono de cinco días a los trabajadores académicos, a más tardar en la segunda quincena de enero de cada año. El rector no lo ha pagado. Ni ha explicado las razones. El problema es que los trabajadores académicos no están representados ni defendidos por el dirigente sindical del STAUAG, Ofelio Martínez Llanes, quien durante los dos últimos periodos que ha fungido como tal, se ha mantenido como comparsa del rector en turno. Obedece ciegamente los designios del inquilino de la rectoría. Por esos caprichos personales de la opacidad del rector en el manejo de los dineros universitarios, nadie sabe con exactitud, las cantidades de dinero que fluyen desde la rectoría, a la cuenta bancaria del «dirigente» sindical. Y por eso se entiende que tampoco él haya dado hasta el momento, una explicación de ese dinero que se pretende oscurecer. 2.- De doce meses que debe cubrir la Beca al Desempeño Académico, la rectoría únicamente ha pagado seis. Los docentes que cobran ese estímulo ignoran los motivos por los que no se les ha cubierto el importe de su beca. En ese inter ocurren dos cosas: no se les paga en razón de que «se jinetea» el recurso para obtener beneficios económicos adicionales derivado de los intereses generados por esas millonarias cantidades. O se les regatea el recurso deliberadamente con un fin político: alinearlos en el trayecto de que el grupo Fredeuag impulse a su eventual candidato a la rectoría, que se renovará también en el 2021. Y obtener obligadamente y bajo la presión de no pagarles, los apoyos de muchos de esos docentes. De ese modo, un gran número de académicos terminan sometidos. Representan los controles corporativos del rector en turno. 3.- En cierto modo, el rector Javier Saldaña sabe que necesita dinero para cuando menos dos cosas: dejar heredero de su corriente Fredeuag en la rectoría. Y jugar sus propias ‘canicas’ en la sucesión gubernamental del 2021. En ese carril, no solo se mueve con algunas prominentes figuras del Morena en la búsqueda de que esa cobija política lo arrope, sino también al interior del PRI. E incluso, toca algunas puertas en el PRD. De este modo, es previsible que siga moviéndose en la vertiente de cercenarles prerrogativas financieras no solo a los trabajadores académicos, sino también a los administrativos. La pugna por el poder al que le agarró mucho cariño y amor desde hace más de siete años, parece justificarlo. Y el punto quemante es que ni el gobernador ni los diputados locales del Morena hacen algo al respecto. Y entonces la movilidad docente o en su defecto, las demandas laborales, van a reactivarse. Eso es seguro.
HOJEADAS DE PÁGINAS…Desesperado porque al parecer en la elección de gobernador de 2021, ya no podrá encarecer la negociación y sobrevivir políticamente, el ex edil perredista de Acapulco Alberto López Rosas y asesor de la alcaldesa morenista Adela Román Ocampo, quiere hacer leña del árbol caído, echando pestes contra el delincuente Genaro García Luna. Demanda que la Fiscalía General de la República reabra la investigación donde murieron dos estudiantes de Ayotzinapa, la mañana del 12 de diciembre de 2011. Pero son patadas de ahogado. López Rosas debe cerrar ya, su ciclo político.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.