Lecciones constitucionales

Paradigma: Democratizar la democracia mexicana

Marco Antonio Baños Avendaño

Paradigma: Democratizar la democracia mexicana

Política

Noviembre 05, 2020 22:02 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
Marco Antonio Baños Avendaño › tabloiderevista.com

797 vistas

Cuando un régimen democrático tiene sus conceptos de dignidad popular, podemos elaborar permanentemente postulados de democracia popular difusos, la fuente de los Derechos Humanos Democráticos debemos entender que deben ir construyendo la Cuarta Transformación que aún es ambigua, sin fondo ideológico, pero con resultados anticorrupción.
Los poderes del Estado van detonando los derechos humanos desde las decisiones de los Tribunales, se ha dicho en los discursos políticos que no hay verdadera democracia sin derechos humanos, los límites de los Derechos Humanos en materia democrática aún son un paradigma sin resolverse del todo, aún no se olvida, en el ejemplo de los niños mexicanos migrantes enjaulados, en los Estados Unidos de Norteamérica en el Gobierno de Trump, que son un ejemplo de que esta supuesta democracia constitucional republicana, está totalmente rota, sin derechos humanos que se otorguen a los menores de edad, sobre el sufrimiento de familias que trabajan por el sueño americano.
Las inconformidades que se ventilan sobre fraude electoral del país que representa las libertades y a las democracias en el mundo, ha mal construido sus principios rectores de Derechos Humanos. Los Derechos Humanos no son obligatorios para Estados Unidos, se hacen valer como principios jurídicos, no existe una ética en esta democracia constitucional para sostener que son fuente de Derechos Humanos cuando existen vicios electorales y se menciona o se habla de fraude electoral.
La Democracia Mexicana por otro lado, representativa, democrática, popular, que populista va detonando rumbos en la limpieza de la corrupción mexicana, es una democracia pragmática que requiere de decisiones fundamentales para sanear las instituciones del país.
La Democracia como figura auténtica está rota en el mundo, los radicalismos de izquierda han exterminado la idea de sostener una democracia auténtica, por un dictador o totalitario en el poder, en México vivimos una Democracia a modo de estabilidad política y económica, por otra parte, cohesionar al país en un control político es difícil cuando las fracturas en el poder conllevan a generar imágenes de falta de control político como el caso de los Gobernadores contra el Presidente formando Alianzas políticas que detonarán en decisiones políticas en próximas elecciones.
La Democracia tiene un factor muy importante que son su sangre, son los Derechos Humanos que deben emanar de este sistema político y deben fluir a nuevos controles de constitucionalidad para ser más fuertes y hacer consecuentemente más fuerte la democracia mexicana.
Un ideal de Democracia Mexicana, es tener el control total de la corrupción y en línea a los corruptos, tener el control de los Municipios de acuerdo a los principios del Plan Estatal de Desarrollo 2016-2022, modificar de ser necesario el artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos generando la confianza necesaria a Municipios de la República con principios Federalistas, Municipalistas como lo planteó alguna vez, Miguel Ramos Arizpe.
Control constitucional y Poder, sumado a la Felicidad Social, es lo que de fórmula podemos señalar como un ideal de la Cuarta Transformación en la Democracia Mexicana, es muy temprano aún para realizar estos sueños, nuestra Democracia ha sido construida y reconstruida a golpes de espada, fuego de bayonetas, matanzas, traiciones, lealtades, en fin, es una democracia sumamente humana, lejana a intereses patrios y cercana a intereses económicos más grandes cada vez en esta sociedad globalizada.
Una Democracia sin Principios Constitucionales sólidos, no es democracia auténtica, tampoco si adolece de Derechos Humanos prácticos en sus instituciones y Tribunales, una Democracia sin Principios Éticos Gubernamentales, sin vicios del antiguo poder, no es una Democracia realmente auténtica, hay factores que consagran el Estado Constitucional de Derecho, o Estado Democrático de Derecho en un contexto de análisis en toda Democracia: Equilibrio real de poderes, Ejercicio de Potestades Constitucionales para generar Decretos Ejecutivos y Gobernar con decisiones políticas propias de una ideología nueva como la 4T, así como el cumplimiento efectivo de los Derechos Humanos y Respeto irrestricto a la Constitución, combatir el crimen y mantener el derecho sin privilegios.
La Democracia debe democratizarse, las figuras constitucionales deben perfeccionarse, los medios de control constitucional deben ser mejores y más efectivos, la sola idea de mejorar los Derechos Humanos en nuestra Democracia Constitucional y los mecanismos constitucionales es un factor que esta Cuarta Transformación no puede dejar al arbitrio de los Honorables Congresos de los Estados que inventan normas sin saber de su efectividad legal y constitucional. La Democracia Mexicana está en juego, no se puede imitar la Democracia Norteamericana, mucho menos de países Latinoamericanos, mientras se robustezca la idea de Soberanía, Derechos Humanos y controles constitucionales, la Democracia Mexicana permanecerá intocable.


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.