Índice Político

Polarizando, el victimario de la 4T puede ser la víctima

Francisco Rodríguez

Polarizando, el victimario de la 4T puede ser la víctima

Periodismo

Noviembre 25, 2019 19:49 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Francisco Rodríguez › guerrerohabla.com

1,685 vistas

Polarizar a una sociedad no es sólo enfrentar a las personas en duelos verbales y rancheros. Tiene un costo incalculable. Y ese costo lo están observando y calificando desde el extranjero Por lo pronto se plasma en políticas económicas sin sentido humano. Y produce víctimas, activas y pasivas. Las primeras pueden ser las instigadoras del encono.‎ Las segundas, toda la población. Es un caso para la araña.

‎Y sí. Los que promueven el encono acaban por considerarse víctimas. Pero antes pasaron por un proceso de constante megalomanía, una excesiva necesidad de ser admirados y muestran siempre una falta de empatía. Evidencian una gran arrogancia, sentimientos de superioridad y conductas orientadas al sometimiento de quienes los rodean.

Poseen expectativas de que se reconozca su superioridad, fantasías de poder, propensión a explotar a otros, convicción de que los demás le tienen envidia, propensión a comportarse de manera arrogante y pomposa. Esto les lleva a burlarse de los demás. Todo, porque no los reconocieron a tiempo.

Después de que los acontecimientos se han vuelto incontrolados, el sujeto toma el rol de víctima, alimenta emociones negativas y su perfil psicológico incluye sensaciones de pérdida de control, pasividad, impotencia, desconfianza, pesimismo, auto reproches, altos montos de culpabilidad, que lo llevan a estados depresivos, que lo mantienen aún más aislado del mundo, en una especie de círculo cuadrado.



’Antes muerto que traicionar al pueblo’, dice AMLO victimizándose



En otros casos, estos procesos se polarizan en odio, rencor y rabia hacia las personas que ellos consideran los victimarios. Buscan compasión y lástima en otros. Tratan de conseguir que otros validen sus sentimientos y que les reafirmen que esos sus victimarios son personas realmente malas. Lo contradictorio es que con los victimarios se muestra complaciente, con sus víctimas es demoledor, incisivo.

Dice John W. Gardner que este patrón psicológico llega a convertirse en vicio. "La lástima por uno mismo es uno de los narcóticos más destructivos. Es adictiva, da placer sólo al momento y separa a la víctima de la realidad", opina el científico. No hay coartada convincente. Se ha caído en un lugar nada envidiable.

Por eso es que, durante una de sus acostumbradas giras regionales, se soltó el gazapo o el brote, dirían otros. Frente a una comunidad náhuatl en Coatetelco, Morelos, el Caudillo adujo que han sido muchos años de lucha, por lo que no puede traicionar al pueblo. "Antes muerto que traicionar al pueblo".



En realidad sigue portando caravanas enteras de guardias de cuerpo



Algunos sectores ilustrados de la población se encuentran escandalizados por los rumores esparcidos en centros de reunión. Algunos hablan de que, al sentirse incapacitado o con poco tiempo para cumplir sus promesas, el sujeto prefiere un Gólgota, ser sacrificado para poder pasar a la lista de los héroes inmortales.

‎Complementan su razonamiento con el hecho incontrovertible de que ha optado, supuestamente, no en la realidad, por no ser custodiado por montones de guaruras para poder estar más en contacto con la población, ya que ésta es la que lo cuida. Los observadores opinan que es sólo la apariencia, porque en la realidad sigue portando caravanas enteras de guardias de cuerpo.



¿Crecimiento del 4%? Ni siquiera la 4T la ha incluido en sus supuestos



Ojalá sean estos últimos los que tengan la razón. No está la Magdalena para tafetanes. Pero en los cenáculos internacionales, las calificadoras dan vuelo a la sorna. Entre líneas, después de decir que no hay suficientes razones para rebajar la deuda soberana, ofrecen argumentos de todo tipo para justificar una calificación en sentido negativo.

Entre los que más destacan: el nulo respeto al Estado de derecho, ‎la corrupción y el manejo inadecuado de la política energética, factores que pueden tener un impacto negativo en la nota financiera, si no se revierte el deterioro. "El crecimiento de la economía –dicen-- sería más fuerte y tendría menos implicaciones de calificación negativa con menos inseguridad y menos corrupción".

Para empezar, argumentan, la posibilidad de ‎un crecimiento de 4% para la economía mexicana no ha estado en el radar de ninguna agencia, en ningún momento. Es más, ni siquiera el gobierno de la 4T la ha incluido en sus supuestos de mediano plazo, ni en el presupuesto ni en los planes de infraestructura, todos para consumo doméstico.



Faltantes presupuestales, prendidos del excesivo gasto en programas sociales



El ánimo de los inversionistas se ha impactado con el comportamiento errático de Pemex, la industria paraestatal insignia de todos los programas. La proyección del gobierno de una producción de 2 millones 18 mil barriles promedio diarios el año entrante está lejos de todas las estimaciones.

Para conseguir la diferencia de los 300 mil barriles tendrían que suponerse altos márgenes de inversión inexistentes. Todo forma parte de una mentira alarmante. La caída en las calificaciones se ha reflejado en la reticencia del Fondo Monetario Internacional a prestar dinero al socaire, como antes era. Hoy se reducen los montos, se estrechan los plazos y se agravan las condiciones de pago, siquiera de intereses.

Si sólo se tratara de ejercicios estadísticos no habría problema. Tendría una solución específica. El problema es que los faltantes presupuestales dependen del mismo hilo. Están prendidos del excesivo gasto en programas sociales improductivos, que más temprano que tarde, arrojaran un déficit de alimentos. Y para eso, para importarlos, es que se necesitaría el dinero del exterior. Si no hay, ¡sálvese quien pueda!



Perdimos el préstamo del FMI. AMLO, ¿líder continental de las transformaciones?



Como lo hemos platicado, el crédito blando y preferente de un billón y medio de pesos, lo atraparon antes los argentinos recién electos, gracias a una maniobra tempranera de la vicepresidente gaucha, la colmilluda Cristina Fernández viuda de Kirchner. Nosotros nos quedamos chiflando en la loma, porque el gobierno jugó con la estratagema de no pedirlo. Y hacerle al líder continental de las transformaciones.

Pero eso no importa al juego de víctimas y victimarios. Puede pasar a otro rango. Aquí, en el rancho grande, estamos librando la lucha demasiado anticipada por la reelección anticonstitucional, aunque se tenga que conseguir en consulta popular... o a mano alzada. No tenemos remedio. Antes muertos que aceptar que nos equivocamos, parece ser la consigna. En el diván del psiquiatra tendrán que analizarlo, antes de que sea demasiado tarde.



La división está haciendo un daño incalculable a la sociedad en su conjunto



Pedro Friedeberg, durante su exposición Fifípolis, auténtico retrato de nuestra actual condición expresó: México no ha dejado de ser la capital del surrealismo, lo que pasa es que ahora está más desordenado. Agregaría el escribidor que sí, que en todos los sentidos.

Hasta Elena Poniatowska, una aceptable ilustrada, calificada de amlover, se queja de la polarización creciente de la sociedad. Chairos y fifís, dice, se disputan la supremacía. Pero esa división, agrego yo, está haciendo un daño incalculable a la sociedad en su conjunto.

Pega en sus leyes, en sus programas, en su identidad, en su orgullo. En su economía no en picada, sino desbarrancada. Mientras, se condecora al piloto mágico que hizo posible traer sano y salvo al renunciadito Evo Morales. Mientras se distrae la atención de lo verdaderamente importante: saber las causas y las consecuencias del culiacanazo.



El victimario puede ser o quiere ser también la víctima. Un caso para la araña



Porque el desenlace de este encono, que ha dividido letalmente a la población es un asunto impredecible, antes de que aparezca lo que tiene que aparecer. Antes de que comprobemos que estamos realmente solos... y enconados los unos con los otros.

El victimario puede ser o quiere ser también la víctima.

Un caso para la araña.

¿No cree usted?





Índice Flamígero: Hasta un lerdo como sin duda lo es Vicente Fox se ha percatado de que AMLO se victimiza en cuanta oportunidad tiene enfrente. Ya en un tweet subido a esa plataforma en los últimos días de mayo, el ex Presidente escribía: ’Basta de hacerte la víctimay decir que ‘así te dejaron el país’, ¡TRABAJA!’.





https://www.indicepolitico.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.