De adicto a ADICTO

Puedes evitar que tu hijo sea un marihuano

Ernesto Salayandía García

Puedes evitar que tu hijo sea un marihuano

Salud

Octubre 31, 2020 21:30 hrs.
Salud Nacional › México Chihuahua
Ernesto Salayandía García › Divergencias Informativa

4,546 vistas

He venido reiterando mi frase que dice.- Más vale crear costumbres que corregir mañas, de acuerdo que es un verdadero infierno tener un drogadicto en casa, insisto en romper con la cultura de tapar el pozo después del niño ahogado y repito, una y otra vez, que esta perra enfermedad puede evitarse y proteger a los niños de que no caigan en adicciones y conductas toxicas, por desgracia, la ignorancia y la apatía predominan en la gran mayoría de los mexicanos, al parecer, a nadie le importa que esta herencia genética destruya la vida de víctimas inocentes, la droga, les roba el presente y el futuro, los entorpece haciéndolos mediocres, inútiles, nacidos para perder, victimas del fracaso total, algunos viven de un internamiento, a otros, tres meses por proceso y pueden llegar a vivir más de 30 procesos, por supuesto, el adicto no concluye sus estudios, su autoestima baja no le permite superarse, vive aislado, en un mundo raro lleno de conmiseración, se hunde junto con toda la familia y tal vez, el primer churro fumarlo fue muy fácil y placentero, lo difícil, casi imposible ha sido dejar de drogarse, el adicto nace y se hace en un hogar disfuncional y se cometen sendos errores desde que la compulsión inicia debido a la nula información, no hay interés por capacitarse, no se leen libros sobre la enfermedad y las esposas, las mamas, se la llevan de pechito, ignorando todo sobre esta perra enfermedad, maldita, enfermedad perversa del alma, creyendo que la solución, la curación, será de la noche a la mañana, cuando, en mi opinión, toda la familia debe capacitarse emocionalmente.- El que esté libre de culpa, que arroje la primera piedra

¿Infundado miedo a un marihuano?

Nadie ha muerto de sobredosis del TCH
Hará cosa de 4 años que les di el mensaje a tres adolescentes prendidos de la hierba mala, por supuesto negados, soberbios e irreverentes, defendiendo no solo el consumo, sino la legalización, argumentando, si el gobierno quería reglamentar las drogas, obedecía que estas, en su caso, la marihuana, no era dañina, sumando, que es su uso medicinal, se me dijo, que ningún marihuano había muerto de sobredosis, que no se sabía de qué alguien hubiera tenido delirios de persecución, como un cocainómano como yo, que no se registraban accidentes de tránsito o laborales como en el caso del alcohol, me dijeron, que el consumo no generaba problemas de matrimonio, que ellos conocían a papas grifos que eran por demás tranquilos, me dijeron tantas cosas defendiendo la mota, que me dieron ganas de echarme un churro- Es medicinal y recreativa, por esa razón, los gringos, canadienses y muchos países han legalizado su consumo, no pasa nada, exageras Ernesto.- Manejaban tan bien sus argumentos que los papás ahí presentes, les creyeron y todo siguió igual, con el tiempo, se les permitió fumar adentro de sus casas, portar sus dosis personales y para compartir con sus amigos, usar los complementos de esta adicción que son el licor y las clonacepanes, claro, que las consecuencias no se han hecho esperar, consecuencias familiares, escolares, físicas, mentales, emocionales, espirituales y las relacionadas con la personalidad, la marihuana provoco grandes cambios en todas las áreas señaladas y estos jóvenes negados, están viviendo su propia experiencia. Es real, el marihuano se torna histérico con el tiempo de consumo. Uno de ellos, se vio obligado a dejar la hierba debido a que no tenía capacidad de concentración e iba a perder su carrera, el daño ya estaba marcado.

María Fernanda, adicta a la marihuana
Cuando se enteraron, que su hija de 13 años, fumaba marihuana, sus papas, pusieron el grito en el cielo, buscaron la manera de internarla tres meses, le cerraron todas las puertas, prohibiendo amistades, culpando que por ahí, ella se había prendido, delante de mí, le echaron la culpa al novio y a las amigas, también a la escuela que es un refugio de drogadictos, más aun, entre ellos, se aventaban el paquetito - Es tu culpa, no haz atendido a esta niña- Cuando escuche sus versiones, escuche a María Fernanda.- Mis papás, se la pasan peleando todo el tiempo, nunca tienen tiempo para mí, mi mamá, reniega de todo y por nada, siempre me está gritando, ordenando, que esto y que aquello, a veces me golpea y me castiga, mi papá, fuma marihuana en el patio, se emborracha muy seguido y cuando deja las bachitas de la mota, yo les doy mate en el patio, mi casa es un verdadero desmadre, mi hermano, prendido del cristal y mi hermana, prostituta, adicta a la cocaína y cuando conté la historia de esta familia, alguien me dijo.- No es mi caso, los únicos que nos drogamos somos mi papá y yo, aunque mi mamá, es neurótica, no pasa nada, ya nos acostumbramos a sus gritos.- El adicto nace y se hace en casa, los hogares disfuncionales son el dinamo generador de la enfermedad que comanda la ignorancia acompañada de la negación y la gran mayoría de las familias, no tenemos el espíritu de prevención, no visualizamos los problemas de nuestros hijos, hasta que explota la bomba, en ese momento, buscamos soluciones, pretendemos tapar el pozo, después del niño ahogado y cuando cae al pozo, ya es demasiado tarde, en la mayoría de los casos de los adictos a cualquier sustancia, las consecuencias comienzan con la deserción escolar, el abandono de sí mismo, autoestima baja, depresión y neurosis extrema, sumando otro tipo de drogas al consumo de la marihuana.

La recaída de Fede, anoche me hablo de Montreal
Trabajamos hace algún tiempo su recuperación, después de haber tocado fondos duros, crueles e impactantes, decidió hacer un cambio en su vida, se salvó de morir, de haber ingresado el CERESO, tuvo consecuencias muy graves por andar en la fiesta y con malas amistades, logramos mantenerlo limpio por un prologado tiempo de cuatro o cinco años, conoció a una mujer que lo ayudo mucho, tuvieron un hijo y se fue a vivir a Montreal , Canadá, gracias a su trabajo se hizo de una casita y de una buena camioneta, a Fede, le comenzó a ir súper, pero se le olvido su genética, sus antecedentes neuróticos, compulsivos y alcohólicos de sus antecesores, abuelos, padres y tíos enfermos de alcoholismo, se le olvido que es adicto, adicto hasta que se muera, que su enfermedad es mortal, progresiva, incurable, contagiosa, peligrosa, burlona, es un enfermedad perra, y ahora, prendido de la mota medicinal desde hace un par de años, comenzó a justificarse, argumentando que la legalización, genera ingresos a las escuelas y que con ese dinero, se hacen obras de interés público, pero narro su diario vivir.- Ernesto, sufro de depresión, mi mujer me abandono por mi pinche genio, la llegue a golpearla tres veces, no soportaba los llantos de mi hijo y también le di sus trancazos, no tengo un trabajo estable, me irrito, explotó, soy mecha corta y cada vez fumo más y más de la porquería, me chuto hasta diez churros al día.- ¿Que hago, Ernesto, ayúdeme?.

Fede, está tocando un fondo, comprobando que, en un adicto, la marihuana no tiene nada de medicinal, ni recreativa, es una maldita droga que gesta a corto y largo plazo, infinidad de daños.
ernestosalayandia@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.