Transparencia política

Quitan poder a mafia huachicolera

Quitan poder a mafia huachicolera
Política
Julio 07, 2024 20:11 hrs.
Política ›
Erwin Macario › tabloiderevista.com

1,120 vistas

Impunidad a Adán Augusto y Jaime Lastra
*Escondido en Canadá Hernán Bermúdez
*Enrique Priego Oropeza corrupción del TSJ
—1 de 3 partes—


En México —el país más surrealista del mundo, André Breton dixit—, la realidad supera la ficción.
En El Padrino, Mario Puzo no se atrevió a fijar la unidad y el poder de las Cinco Familias, como sí sucede en Tabasco.
La política activa es la diferencia entre la novela y la realidad. Los dos principales capos tabasqueños tendrán poder e inmunidad (impunidad, diría). Ambos en el Congreso de la Unión: Adán Augusto López Hernández, senador; Jaime Lastra Bastar, diputado.
Un tercero, Hernán Bermúdez Requena, que a raíz de que sus propios compinches intentaron ejecutarlo en su propio hogar, en diciembre pasado, renunció a la Secretaría de Seguridad Pública y huyó y está protegido en el extranjero. En Canadá, se rumorea.
El más débil, el doncito, Emilio Contreras Martínez de Escobar, quinto capo, anodina sombra de Lastra Bastar —Anthony Stracci, en la novela; Víctor Stracci, en la película— recoge las sobras de la mesa del guachicol y otros negocios sucios de la mafia huachicolera.
Adán Augusto, toda proporción guardada, puede ser el Don, Vito Corleone; Jaime, Philip Tattaglia; Hernán, Giuseppe Mariposa, de la familia Barzini, de la obra novelada.
La propia política nos muestra ahora a quien jerárquicamente podría ser el cuarto capo: Don Enrique Priego Oropeza, presidente del Tribunal Superior de Justicia. Así, con D mayúscula, como ya he escrito.
Don EPO podría ser, insisto, Ottilio Cuneo, conocido con el apodo de "Leo el Lechero’ en la novela de Puzo. Un don cuyas actividades criminales no sospechaban las autoridades.
Adán Augusto y Hernán Bermúdez, operaron desde el Poder Ejecutivo. Jaime Lastra, desde el Legislativo. Don EPO, quizás desde el Poder Judicial.
Informaciones filtradas a este columnista —en medio del cambio de Gobierno, con Javier May Rodríguez y las presuntas reformas al Poder Judicial en el país—, señalan corrupción en el Tribunal Superior de Justicia.
Ésta y la salida de Jaime Lastra de Tabasco, así como la pérdida de control en el TSJ, obligaron a Don Enrique Priego Oropeza a tirar la toalla como presidente del Tribunal Superior de Justicia, no obstante que su periodo vence hasta el 2028, por que fue reelecto el 6 de diciembre de 2023, por cinco años más.
El pasado 7 de junio, Don EPO anunció que dejará el cargo el 30 de septiembre, un día antes que inicie el gobierno del morenista Javier May, con lo que hasta el Poder Judicial se sacudirá a los viejos priistas que Adán Augusto incorporó a su gobierno fallido, que le hereda una pesada carga al nuevo gobernador de Tabasco, su enemigo. (Continuará)

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Quitan poder a mafia huachicolera

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.