Si las barbas de tu vecino ves cortar, pon las tuyas a remojar - Columna El Refranero - Texcoco - tabloiderevista.com

Columna El Refranero

Si las barbas de tu vecino ves cortar, pon las tuyas a remojar

Rocío Ayala

Si las barbas de tu vecino ves cortar, pon las tuyas a remojar

Periodismo

Julio 20, 2021 21:49 hrs.
Periodismo Nacional › México Estado de México
Rocío Ayala › tabloiderevista.com

447 vistas

’2021. Año de la Consumación de la Independencia y la Grandeza de México’ se lee bajo el membrete, continua la invitación: ’Tercer período ordinario de sesiones tercer año de ejercicio ’LX’ legislatura’, ¿la cita? Para el martes 20 de julio de 2021. El orden del día, descrito con la pulcritud que merece el acto protocolario. No le pusieron quilates de oro, nomás porque en medios digitales no hay forma de enviar tanto lujo, o tal vez si, igual y por eso se aprecian los ‘kilotes’ de ganas pa’escrebir.

Sea, a la letra dice: Sesión solemne 1.- Himno Nacional Mexicano. 2.- Declaratoria Solemne de Apertura del Tercer Período Ordinario de Sesiones del Tercer Año de Ejercicio Constitucional de la ’LX’ Legislatura, por la Presidencia de la Legislatura. 3.- Uso de la palabra por una diputada o un diputado representante de cada Grupo Parlamentario y de las y los diputados sin partido de la ’LX’ Legislatura, con motivo del inicio del Período de Sesiones Ordinarias. 4.- En cumplimiento del decreto número 199 de la ’LX’ Legislatura, inscripción con letras doradas en el Muro de Honor del recinto del Poder Legislativo del Estado de México José María Morelos y Pavón, la frase: ’A los Pueblos Originarios’ 5.- Himno del Estado de México. 6.- Clausura de la sesión.’

Total, abruma tanta solemnidad nomás de pensar que en el ’muro de honor’, con letras doradas quedará inscrita la frase ’A los pueblos originarios’. Por donde se le mire, es una frase hueca, dicen los que saben, pues lo que verdaderamente importa, es hacer efectivos los derechos. Ésta, es una ceremonia rimbombante en relación a lo que acontece al interior de nuestro país, con los desplazados en Chiapas (2,300 personas +-) y con los desaparecidos Yaquis de Loma de Bácum, en Sonora; nueve de un jalón.

En calidad de mientras, en Sonora, Francisco Alfonso Durazo Montaño, se lame los bigotes para tomar posesión de la gubernatura de dicha entidad. Recibirá un Sonora con hambre y sed de justicia, dijera el difunto Luis Donaldo Colosio. Por ironías de la vida, en plena 4T, Durazo resultó electo, en medio de dimes y diretes del electorado, los mismos que según él y su constancia de mayoría, le avalan el triunfo. Electo en una jornada electoral donde corrió sangre, como la del candidato Abel Murrieta, ex fiscal General de Justicia de Sonora y candidato a alcalde de MC en Cajeme. Además, sabrá Dios en qué vaya a terminar el asunto este de Loma de Bácum, con los nueve desaparecidos luego de una conferencia de prensa donde la Autoridad Tradicional de este pueblo yaqui, denunció actos intimidatorios por parte de patrullas del ejército mexicano, que ilegalmente y sin la autorización correspondiente ingresaron a territorio sagrado. Considerados actos violatorios de la constitución mexicana ya que la autoridad indígena tiene facultades de autogobierno y normas internas plenamente reconocidas en la constitución y en los tratados internacionales firmados por México.

Por otro lado, en el sureste mexicano, en Chiapas, Rutilio Escandón Cadenas, no da una gobernando. De extracción morenista, el gobernador chiapaneco se ha encargado de mostrar el lado B del Movimiento Regeneración Nacional, un perfil político que no debería existir ni si quiera en el imaginario más ruin. Hace exactamente todo lo contrario a lo que predica el presidente de México. Como que a Rutilio se le da bien eso de generar números rojos y datos incómodos, esos que luego le rebotan en la cara a López Obrador en sus mañaneras. Por ejemplo, la extrema violencia en Pantelhó y Chenalhó, en los Altos de Chiapas. Datos incómodos como los del municipio de Simojovel, donde por defender a su pueblo, con tinta sangre se escribe ahora el nombre de Simón Pedro Pérez, integrante de Las Abejas de Acteal.

Total, los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas de México contra grupos delincuenciales como Los Ciriles, así como la militarización en Los Altos de Chiapas, pone en riesgo la integridad de las personas y el libre tránsito de la población de la región; profundiza el rezago económico y social de las familias, vulnera y violenta los derechos de las comunidades indígenas.

Para los desmemoriados, cierro la comparativa. Sucede que, allá por el año 2018, se dijo que este sexenio, sería ’el de los pueblos indígenas’ y vaya que lo es, pues como arenga combativa ¡de norte a sur! ¡de este a oeste!, se está jodiendo a los indígenas, cueste lo que cueste. En Sonora, la gobernadora Claudia Artemiza Pavlovich Arellano, ya se va y está en su ‘año de Hidalgo’. En Chiapas, el gobernador Escandón Cadenas, ’ni los ve, ni los oye’, bastante tiene con la CNTE que no halla acomodo entre líderes y los cargos de elección popular y con los alumnos de las normales rurales a quienes ha encarcelado por exigir educación pública y buen gobierno. Ni hablar de los mayas, tzotziles, tzeltales y choles en Yucatán, Campeche y Quintana Roo, que no terminan por aceptar un tren que no es maya. O los nahuas en Morelos, reacios al Proyecto Integral Morelos, en cuyas filas destaca un caudillo asesinado en Amilcingo. Pero, ¿qué tiene que ver, una cosa con la otra?

Pues algo muy simple, que, en el centro del país mucho se habla de los derechos indígenas y hasta una frase se dedicará a ellos en el ’muro de honor’, pero nada se hace en concreto. Por citar un ejemplo, los centros ceremoniales de los pueblos originarios son administrados por el Estado según su criterio, su entender y según sus planes de gobierno; pero, para los mexiquenses, hablando de todas las etnias y todos los pueblos originarios, no hay libre acceso. Para el gobierno estatal, son centros de interés social y turístico, donde todos por igual, propios y extraños, mexiquenses y extranjeros, hay que pagar para ingresar. Son simples parques con áreas naturales ’protegidas’, porque el Estado se encarga de explotar los recursos naturales de ahí. Claro, donde no hay nada redituable, no posa su mirada, como en los centros ceremoniales de San Salvador Atenco.

En fin, bajo esa temática y el contexto señalado, resulta, eso, rimbombante una ceremonia para escribir en letras doradas, ’A los Pueblos Originarios’. Resulta inútil esa frase y demuestra que, el ocurrente de tan solemne distinción, no tiene la menor idea de lo que significa trabajar por, para y desde, los pueblos originarios y/o que son cuestionables sus conocimientos en la materia. A la vez, da pie a pensar que quizá ’no da un paso sin huarache’. Al tiempo se verá.

Por ahora, es obligado preguntarse, ¿qué pasará cuando el hartazgo de paliativos nos alcance? Qué pasará cuando los que ahora son desacuerdos, se conviertan en conflictos y conatos de violencia. ¿Acaso la colonización cultural es más fuerte que la identidad de nuestros pueblos? El tema es trascendental, de acuerdo con Jaime Martínez Luna, antropólogo y comunicador, primer rector de la Universidad Autónoma Comunal de Oaxaca, es tiempo de comunalizar la vida toda, debido a que –’desde la libertad, todos podremos tener la ilusión de acceder al poder, desde la comunalidad, todos, en tiempos y espacios, a través del trabajo y la responsabilidad, somos y seguiremos siendo; la autoridad.’ Entonces, el relumbrón de unas letras doradas…, sea pues, ¡a ellos! ¡A los pueblos Originarios!


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.