Primera de tres partes

Sismo o huracán son formas innegociables de la madre tierra de mostrarnos lo que son

Sismo o huracán son formas innegociables de la madre tierra de mostrarnos lo que son
Política
Enero 02, 2024 00:34 hrs.
Política ›
Raúl De La Rosa › diarioalmomento.com

1,470 vistas

Dos sucesos, en el último tercio del pasado año 2023 marcan nuevas formas de entender mejor nuestra relación, dependencia y discordancia con la Madre Tierra y el Cosmos:
- La noche del día 24 y madrugada del día 25 de Octubre, el Huracán Otis de categoría 5, impactó en el Puerto de Acapulco, en el estado de Guerrero, México, de forma tan atípica que no nada más desnudó las carencias del Estado mexicano para enfrentar eficaz y eficientemente un desastre natural, sino que superaron todas nuestras posibilidades de prevención del mismo.

- Los días 12 y 14 de Diciembre, una secuencia de pequeños sismos, impactaron a la CdMx, en su zona de las Alcaldías Álvaro Obregón y Magdalena Contreras, con epicentro en ésta misma zona. Algo muy atípico dentro de la sismología.

¿Por qué ocurrieron ambas atipicidades? Lo intuimos pero no lo sabemos con certeza porque nuestra comunidad científica paulatinamente está siendo arrastrada a investigar únicamente lo que produce rentabilidad económica, política, ideológica o religiosa, dando por descontado el que la Madre Tierra y el Cosmos tienen mucho que enseñarnos todavía y tenemos muchísimo más por entender, sobre todo nuestro papel real en la vida del planeta Tierra y el papel de ésta en el Cosmos.

Empezamos con lo atípico del huracán Otis que se formó de la 15ª Perturbación Tropical de la temporada 2023 en el Pacífico. Se convirtió en el 10° huracán pero el 8° de categoría mayor (que se clasifica de la categoría 3 -velocidad del viento de 178 km/hr en delante- o superior en la escala Saffir-Simpson) y el segundo de categoría 5 (el primero fue Jova) de la temporada ciclónica del Pacífico 2023, que constó de 20 Depresiones, 17 Tormentas Tropicales y reitero, 10 huracanes. De todos esos sistemas 5 entraron a tierra.

Tradicionalmente nuestra temporada de huracanes en el Pacífico y el Atlántico, comienza del 15 de Mayo al 01 de Junio y culmina el 30 de Noviembre, con variaciones de acuerdo a su cercanía o alejados del Ecuador o del Continente americano. Y tradicionalmente, a medida que un ciclón tropical o huracán se organiza, pasa por dos categorías iniciales. Éstas no están contenidas dentro de las 5 escalas de huracanes de Saffir-Simpson, pero clasifican a un ciclón tropical en formación y se utilizan como categorías adicionales a la misma. Se trata de la Depresión Tropical —un sistema organizado de nubes y tormentas eléctricas con una circulación cerrada y definida— y la Tormenta Tropical —un sistema organizado de fuertes tormentas eléctricas con una circulación bien definida que muestra la distintiva forma ciclónica—. Es importante señalar que la intensidad de los huracanes en la escala Saffir-Simpson es tomada en el momento de impacto con la costa, no en su momento de máxima intensidad (si es que era mayor en mar abierto); y no considera daños causados al ser humano y su estilo de vida, sólo vientos, precipitaciones y marejadas.

Pues bien, regularmente un sistema evoluciona de: Formación de un área de baja presión, luego en una Perturbación Tropical; luego en una Depresión Tropical; luego en Tormenta Tropical y finalmente pasa a ser Ciclón o Huracán, categoría 1 (119 a 153 km/hr), que puede ir aumentando hasta la categoría 5 (251 a 300 km/hr). Y entre la etapa de formación de un área de baja presión a evolucionar a Perturbación Tropical, es de 12 hrs., hasta 7 días; y de ésta a una Depresión Tropical, pasa de 3 a 7 días (en promedio), y de ésta a Tormenta Tropical pueden pasar de 6 hrs., a 3 días (en promedio). Y para pasar de Tormenta Tropical a Huracán, pueden pasar de 6 hrs., a 2 días, en promedio. Y una vez que surge como Huracán pasa de categoría 1 a 5 en 48 hrs., de hecho pasar de categoría 1 a 2 puede ser en 6 hrs., pero de categoría 2 a 3, en 8 hrs., y de categoría 3 a 4 en 12 hrs., y de categoría 4 a 5 en 12 hrs.; es decir, para que evolucione de Tormenta Tropical a Huracán categoría 5, pasan, en promedio, 48 hrs., secuenciadas antes de tocar tierra. Eso era lo usual antes de Otis.

Esa secuenciación nos permitió hacer Modelos Estadísticos (Modelos de Pronósticos) para éste caso, para los sistemas atmosféricos del tiempo que pronostican el futuro evolutivo de cualquier sistema que surge en nuestra atmósfera, éstos sirven para detectar situaciones futuras y hacer proyecciones con base en la información analizada, y lanzar a la población las recomendaciones o alertas necesarias con anticipación razonable. Los Modelos de Pronósticos se pueden usar con diferentes propósitos, en diferentes ciencias y con distintas técnicas. Y ello es posible por la Estadística, por lo que el trabajo de los consultores estadísticos es ayudar a implementar los Modelos adecuados al tipo de información disponible. Para el caso de los Modelos Meteorológicos son simulaciones por computadora de la atmósfera para la investigación y Pronóstico del Tiempo.

Todo bien hasta allí, pero todo ello se vio alterado con Otis.

El Centro Nacional de Huracanes de EEUU (NHC, por sus siglas en inglés), el 15 de Octubre de 2023, señaló la formación de un área de baja presión al sur de Guatemala y El Salvador hacia mediados de esa semana. El 18 de Octubre, se consolidó un extenso sistema de baja presión a considerable distancia al sur del Golfo de Tehuantepec, generando Perturbaciones eléctricas Tropicales desorganizadas. Ésta formación incrementó su estructura en los días subsiguientes, transformándose en una Depresión Tropical a las 3 PM del 22 de Octubre. En seis horas evolucionó a tormenta tropical, siendo bautizada como Otis, tras evidenciar una sutil mejora en su estructura. Pero todo seguía en sus "lógicas". De la noche del 22 de Octubre a la madrugada del 23 de Octubre, pasó a ser huracán categoría 1 y hasta ese momento se podía pronosticar que no pasaría de categoría 3, con probabilidades de tocar tierra entre Chiapas y Jalisco, en las siguientes 35 hrs. Todo seguía dentro de lo normal. El 24 de Octubre a eso de las 9 AM quedaba claro que tocaría tierra entre Oaxaca y Guerrero, como Huracán categoría 2 a 3. A las 3:00 PM del mismo 24 de Octubre, todo indicaba que sí tocaría tierra, en o muy cerca de Acapulco, con categoría 3. Todo dentro de lo ya previsible. Pero todo empezó a cambiar aceleradamente, a las 9 PM del 24 de Octubre, pues pasó de categoría 3 a 5, en 3 horas. Otis tocó tierra en Acapulco con vientos de 270 km/hr. ¿Qué pasó? Si tan sólo 24 horas antes de que Otis alcanzara la categoría 5, el NHC (Centro Nacional de Huracanes de EEUU, con sede en Miami) había proyectado una intensidad máxima de 110 km/h.

Pero tras alcanzar la categoría 5, Otis se robusteció sutilmente, y a las 00 horas del 25 de Octubre, impactó en la zona del Puerto de Acapulco con una intensidad máxima de vientos de 270 km/h. Es decir, en un lapso de 24 horas, Otis se intensificó desde una Tormenta Tropical de 50 85 km/h hasta un huracán de 270 km/h, un incremento de 185 km/h, siendo superado únicamente por el huracán Patricia en el Pacífico Oriental, en 2015, pero que no tocó tierra, se fue hacia dentro del Océano Pacífico. ¿Por qué? ¿Eso qué significó?

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Sismo o huracán son formas innegociables de la madre tierra de mostrarnos lo que son

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.