Catón

Terror en la noche

Armando Fuentes Aguirre

Terror en la noche

Periodismo

Agosto 01, 2019 20:27 hrs.
Periodismo Nacional › México Coahuila
Armando Fuentes Aguirre › guerrerohabla.com

698 vistas

El nombre que le puse a este relato parece título de película de miedo. Y sin embargo es una historia de amor. Y de humor.

Le sucedió a un amigo mío, originario y vecino de Sabinas Hidalgo, Nuevo León. Agente viajero, en uno de sus viajes fue a Morelia, Michoacán. Llegó en sábado, que es un mal día para llegar a una ciudad, pues muchos buenos lugares cierran, y muchos lugares malos abren.

Mi amigo, ya lo dije, era agente. Pero también era gente. Quiero decir que estaba hecho con la débil pasta de lo humano. Sin conocer a nadie, esa noche sintió el ingrato peso de la soledad. Tomó un carro de sitio -así se decía antes de que se dijera ’taxi’-, y le pidió al chofer que lo llevara a una casa mala. El hombre le preguntó si quería una casa mala mala, una casa mala regular, o una casa mala buena. Él dijo que prefería una casa mala buena. La bondad, ya se sabe, es gran virtud.

Y allá fueron, por las calles de la hermosa ciudad. No llegaron a la tal casa. ¿Por qué? Porque he aquí que sucedió un milagro. Los prodigios llegan siempre cuando no se les espera. Ya lo dijo un anónimo poeta en inspirado dístico: ’Nuestro Señor Jesucristo nació en un pesebre. / Donde menos se piensa salta la liebre’.

Al pasar frente a una iglesia mi amigo vio a la gente que salía -según supo después- de la Hora Santa. Y entre la gente vio mi amigo a una muchacha. Verla y enamorarse de ella fue lo mismo. Le ordenó al chofer que se detuviera, le pagó lo que quiso cobrarle y fue en seguimiento de aquella mística aparición que había contemplado.

Voy a abreviar la historia. Las historias de amor son siempre breves. Mi amigo le preguntó a la chica si podía acompañarla. Ella, después de hacer con femenino instinto el rapidísimo inventario de las prendas físicas del joven forastero, y de evaluar su posible situación económica y social, aceptó su compañía. Tan la aceptó que a los pocos meses se casaron. Después de una semana de luna de miel en Acapulco -siete gloriosos días; seis gloriosísimas noches- él llevó a su flamante esposa a Sabinas Hidalgo, Nuevo León.

Llegaron en autobús. Al descender del vehículo un hombre de mal aspecto, chamagoso y con tufos de borracho, se dirigió al recién llegado:

-¿Te llevo los velices, primo?

Otro pelafustán igualmente astroso, que llevaba un cajón de bolear, le propuso:

-¿Grasa, primo?

Y un individuo hirsuto, cojo y manco, le alargó la mano en agria petición:

-Pa’ un taco, primo.

La muchacha era modosa y refinada, de la buena sociedad moreliana. Al ver y oír aquello le preguntó a su esposo, azorada y llena de desolación:

-¿Son tus primos?

Pensó, seguramente: ’¿En qué familia vine a caer?’. Ignoraba la pobrecilla que en algunos pueblos de Nuevo León era costumbre -y sigue siendo todavía- usar el nombre ’primo’ al dirigirse el que habla a alguien de su misma edad o parecida, aunque no lo conozca; ’tío’, si su interlocutor es mayor que él, y ’sobrino’, si tiene menos años.

Pero no acabaron ahí, las tribulaciones de la joven esposa. Mañana relataré un extraño suceso, espeluznante, que esa misma noche le aconteció.

(Continuará).


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.