Valentín Campa y aquel sindicato ferrocarrilero - En las nubes - Cuauhtémoc - tabloiderevista.com

En las nubes

Valentín Campa y aquel sindicato ferrocarrilero

Carlos Ravelo Galindo

Valentín Campa y aquel sindicato ferrocarrilero

Periodismo

Enero 11, 2022 22:18 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Carlos Ravelo Galindo › guerrerohabla.com

224 vistas

Con emoción compartimos lo que comunicó el abogado Jorge Alberto Ravelo Reyes a familia, amigos y conocidos.
Y enseguida la respuesta –primera persona-- que guardo en el corazón, de nuestra nieta la licenciada en Educación Ximena Guadalupe Ravelo Barba de Rafael Puerto Reyes.
’Ayer, lunes 10 por la mañana en una breve ceremonia en la nueva sede del club primera plana se entrego reconocimiento a mi papá por ser el decano, 75 años de ejercer el periodismo nacional.
La placa conmemorativa fue entregada por el presidente del club Primera Plana, Don Jose Luis Uribe y todo el comité ejecutivo nacional’.
Y sin quitar el adjetivo tridimensional que utiliza ella:
’Abo!!!
¡¡¡¡felicidades!!!! Te mereces todos los premios y reconocimientos por ser el mas "chingonometrico" diría Abi Bety.
Te quiero mucho y te admiro más. Te mando un millón de besos
Xime’
Ciertamente recibimos tal reconocimiento.
Fue el primero que se entrega en las nuevas modernas y amplias oficinas del Club Primera Plana que los dirigentes de la institución José Luis Uribe Ortega, Virgilio Arias Ramirez y Josue Beulspatcher, las mostraron a los socios del CPP, periodistas, escritores y poetas.
Nosotros en reconocimiento a su tenaz esfuerzo por conseguir que el Congreso del Trabajo otorgara un piso, el sexto de su edificio, para nuestro centro de cultura, como hace la membresía, tributamos a los tres ejecutivos nombrados, un fuerte, cerrado, atronador aplauso.
La gratitud perpetua.
Porque la vinculación histórica de los grandes personajes se muestra en el devenir de un país.
Y lo podemos ver en el caso de Valentín Campa dirigente comunista, líder ferrocarrilero, ex candidato presidencial y en su momento partícipe de la creación del sindicato petrolero, el que hoy vuelve a exhibir sus ligas charristas y corruptas.
A veintidós años de fallecido el 25 de noviembre de 1999, Campa, honrado en la Rotonda de las Personas Ilustres desde noviembre de 2019, deja sus memorias a la exposición pública, para que ésta conozca a los verdaderos seres que lucharon por una patria íntegra ante los avatares de siempre de una oposición.
Cuando repunta de nuevo un largo tramo ferrocarrilero, ahora en la zona Maya y se reivindica aquel transporte que en forma absurda destruyó Ernesto Zedillo.
Es importante recalcar la participación de Campa en el sindicato ferrocarrilero del que llegó a ser secretario de educación y de organización y conocer todos los problemas que tenía ese gremio enfrentado siempre, como el petrolero, a las transnacionales apoderadas del país.
Estuvo en ese sindicato desde que era un imberbe en Coahuila y ahora, en la zona de Buenavista donde estaba la sede de Ferrocarriles Nacionales, se levanta un busto suyo como homenaje a aquella lucha.
Buena parte de la actividad de Campa se desarrolló en el centro del país, como miembro y dirigente del Partido Comunista Mexicano (PCM), pero él era un norteño nacido en Monterrey el 14 de febrero (otros lo sitúan el 10 de abril), de 1904, pero desde temprana edad sus padres lo llevaron al estado de Coahuila.
Campa: los obreros fueron fundamentales en ferrocarril y petróleo En su libro Mi testimonio. Memorias de un Comunista Mexicano (Ediciones de Cultura Popular 1978), Valentín Campa describe la lucha de los obreros en aquellas décadas cuando el ferrocarril del Pacífico recorría desde el norte parte del país.
También la oferta de trabajo que le hizo Emilio Portes Gil, que rechazó, cuando el entonces presidente se opuso a una decisión de Calles en la que pretendía fusilarlo.
Los sindicatos ferrocarrilero, el petrolero que ya tenía por entonces más de 15 mil integrantes, y otros, campesinos y organismos del pueblo, estuvieron al tanto del desarrollo de la Expropiación Petrolera y apoyaron a Cárdenas.
Y en diversos entornos, recuerda en sus memorias, como se descubrió la traición de Saturnino Cedillo a Cárdenas y las muchas veces que fue a la cárcel por sus luchas, doce en total, que representaron 13 años, once meses y 13 días en Lecumberri.
Ahora los críticos del ferrocarril maya, se sienten extraños en un tren.
Los ferrocarriles fueron fundamentales en una época, pero siguen siendo un transporte importante y se capta en los países más desarrollados que han aplicado tecnologías modernas para hacerlos más rápidos y eficaces.
Por eso llaman la atención las campañas inicuas que se hacen contra el tren Maya para tratar de frenar el proyecto.
A toda crítica, se ha respondido con datos, incluso a la preocupación justa de los habitantes cercanos que hablan de posible devastación del entorno.
Personajes como Valentín Campa entendieron desde la segunda década del siglo anterior, la importancia del tren y sus luchas tenían como fin apoyar a un trabajador capacitado que diera realce al conductor, al garrotero, al trabajador de vías y vagón y a todos los que participaban en esa importante actividad.
Así lo vieron grandes escritores y se cuentan en miles los libros, además de filmes que tratan desde todo los puntos de vista al tren.
Muchos recordamos Extraños en un tren de Patricia Highsmith, Ana Karenina de León Tolstoi, El tren de las 4.50, El misterio del tren azul , Asesinato en el Orient Express, los tres de Agatha Christie, los de Dickens, Galdós, y etcétera, etcétera.
Poetas y escritores mexicanos incursionaron en el tema, unos de ellos Fernando Benítez y Elena Poniatowska, ya mencionados en otra ocasión.
Terrible en su realismo es la novela de Emile Zola, uno de los escritores que más se ha metido en la profundidad de los trenes desde todas las perspectivas, hasta las más dramáticas.
Lo hace en su libro La bestia humana escrita en 1890 (Editorial Renacimiento, Sevilla 2002) sobre un narrador que acompaña a un conductor en toda la complicada travesía de los trenes, incluso con asesinatos.
Por su parte, Penélope esperó durante mucho tiempo a su amante, en aquel tren de la canción de Augusto Algeró.
Dos versos alternos:
Penélope Se sienta en un banco en el anden y espera que llegue el primer tren, meneando el abanico.
Penélope Tristes a fuerza de esperar sus ojos, parecen brillar si un tren silba a lo lejos.
Nos los compartió doña Teresa Gil y Quadratín.
craveloygalindo@gmail.com


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.