Perfil de México

Xóchitl, piedra en el zapato

Xóchitl, piedra en el zapato
Política
Septiembre 17, 2023 22:00 hrs.
Política ›
Armando Ríos Ruiz › tabloiderevista.com

551 vistas

Xóchitl Gálvez, aspirante a la Presidencia de la República por el Frente Amplio por México, está convertida en el peor dolor de cabeza del actual Primer Mandatario. Es la piedra en su zapato que lo hace gritar de dolor desde su púlpito mañanero, en donde su lengua se transformó en ballesta que lanza dardos venenosos sin haber logrado dar de lleno en el blanco.

¿Qué pasaría si estuviera convertida en protectora de narcotraficantes, a quienes, en lugar de perseguir les hubiera propinado abrazos? Nada. Absolutamente. Porque entonces, sería parte de Morena. No hay duda. Pero si hubiera infringido la ley de otro modo, como desean vehementemente encontrarle indicios, ya hubieran ido por ella y estaría en la cárcel.

Si en algún momento de su vida hubiera desconocido la Constitución o vituperado las instituciones o desconocido cualquiera otra ley, seguramente habría argumentos para recordárselo y para denunciarla ante las autoridades judiciales, porque en ella eso hubiera sido un pecado demasiado grande por el que tendría forzosamente que pagar.

No hay nada en su contra y por esa razón tienen que valerse de las mínimas argucias. Su presencia en el escenario político que ha levantado el ánimo de muchos mexicanos, como nadie esperaba, por su carisma y su simpatía evidentes frente a una especie de momia del partido en el poder, ha despertado en éste una animadversión especialmente desesperada por hacerle daño antes de que la imagen oficial se deteriore.

El morenista Víctor Romo, ex diputado y ex alcalde en Miguel Hidalgo, morenista, acusó a la panista de construir una casa que cuesta la inconcebible cantidad de nueve millones de pesos, con un sueldo como también delegada de la misma demarcación que no justifica la adquisición. Olvidó que, gracias a su empresa, la aspirante a la Presidencia puede comprar, no una casa de ese precio, que vale lo que cualquier departamento. Sino una mucho más cara.

La respuesta del Comité de Morena de la Ciudad de México no se hizo esperar. Pidió que el inmueble sea demolido, en una actitud por demás descabellada como desesperada por coadyuvar con el mayor deseo del dueño del partido y también de la aspirante del mismo, Claudia Sheinbaum.

Al denunciante Víctor Romo le viene esta oportunidad como anillo al dedo.

Desea con vehemencia restituir su imagen ante Morena, para volver a las actividades políticas y además salvar su deuda con las autoridades, debido a que mucho antes fue denunciado por la misma Xóchitl Gálvez, de manejo irregular de recursos públicos durante su administración, de lo que por cierto no debería temer. En Morena se perdonan todos los delitos entre ellos mismos.
No ha podido responder a los periodistas por qué hasta ahora se atreve a formular una denuncia en contra de la señora Gálvez.

Obviamente, la respuesta la interpreta cualquiera. Ha escuchado atentamente la orden de lanzar ataques y obediente la ejecuta. Porque además le representa la ventaja de reincorporarse políticamente a la actividad que lo atrae y que produce ventajas que inquietan a cualquier político: poder, inmunidad, dinero, capacidad de movilización y otros.

Mientras tanto, el dueño del partido también se ha desentendido de la orden judicial que le indicó dejar de lanzar denuestos en contra de la aspirante Xóchitl Gálvez, para volver a la carga con un dejo de total desprecio a dicho dictamen. Era obvia su desobediencia, porque es más fuerte el sentimiento de lanzar diatribas que de acatar la ley.

Es parte de su personalidad.

Fue a Chile a participar en las actividades del 50 aniversario del golpe de Estado en contra del gobierno de Salvador Allende, que culminó con su asesinato y aprovechó para desde allá, lanzar ataques contra la prensa mexicana y todo lo que en México le sale de control.

Su actitud dejó mucho qué desear y debe haber sorprendido incómodamente a su homólogo Gabriel Boric y a cientos de asistentes al evento, por lo grotesco de su actitud. Sólo le faltó soltar allá los improperios que conoce en contra de la aspirante que ha venido a quitarle el sueño y que lo mantendrá un buen tiempo aún, con la rabia dibujada en el rostro.
ariosruiz@gmail.com

Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.


Xóchitl, piedra en el zapato

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.